Consejos de adiestramiento: evitar que tu perro orine dentro de la casa

 

¿Tienes un perro y te sientes desbordado porque ya no sabes qué hacer para que no se orine dentro de la casa? ¡Ante todo que no cunda el pánico! Sabemos que es un problema que afecta a muchos animal lovers por lo que hoy vamos a intentar darte alguna solución para que esto no vuelva a suceder y tu perro no vuelva a orinar dentro de la casa, pero primero deberíamos comprender por qué lo hacen, ¿no te parece?.

¿Sabes por qué los perros se hacen pipí dentro de casa?

Si se trata de un cachorro, ten paciencia porque significa que todavía no sabe controlarse y, aprender a hacerlo fuera, lleva su tiempo. La cosa es diferente cuando hablamos de un perro adulto que sigue orinándose dentro de casa. Esto puede pasar por varios motivos, observa a tu peludo para determinar cuál puede ser el suyo:

  • Cambio de entorno: esta alteración le puede provocar un nerviosismo extra unido a que sienta la necesidad de marcar el nuevo terreno y de ahí la incontinencia.
  • Paseos insuficientes: en este caso el perro no es culpable, todos los dueños deben ser conscientes que los perros necesitan hacer sus necesidades al menos 3 veces al día.
  • Irregularidad en la hora de los paseos: igual que en el caso anterior, no es culpa del perro, es lógico que los cambios de horario y no mantener una rutina a la hora de las salidas los trastoque bastante.
  • Llamada de atención: a veces lo hacen como reclamo cuando pasan muchas horas en casa o nadie les hace caso.
  • Problemas de próstata: si se trata de un problema de salud el animal por muy bien educado que esté no podrá controlar la orina.
  • Marcaje del territorio: esta conducta la tienen sobre todo los machos que quieren hacer suyo cada rincón de la casa.

Aunque pueden existir más, estas son las principales causas por las que los perros se hacen pipí dentro de la casa, ¿has identificado alguna? Veamos ahora cómo podemos evitarlo.

¿Cómo evitar que mi perro orine dentro de la casa?

Antes de explicarte qué puedes hacer para evitar este problema, es importante que lo afrontes con toda la paciencia y energía positiva del mundo porque es algo que podrás solucionar con un poco de disciplina por ambas partes. Lo mejor es que enseñes a tu perro desde cachorro. Es totalmente normal en esta fase que a veces no lo aprendan hasta los 8 meses de edad (por eso te decíamos lo de la paciencia).

Ahora pasamos a las acciones que debes llevar a cabo para enseñar a tu perro a no hacer pipí dentro de la casa:

  • 3 salidas diarias a las mismas horas: es fundamental que entiendas que tu perro necesita ir al baño tantas veces como tú y ya que él no puede ir solo, tienes que llevarlo tú. Lo mejor es establecer un horario diario en turnos de mañana, tarde y noche.
  • Tiempo de juego y cariño: si tu perro necesita más atenciones deberías hacerle caso, no te costará nada y además hará que tú también te evadas del estrés del trabajo, por lo que este tiempo será beneficioso para ambas partes. En este post de Juegos para divertirte con tu perro: lanzamiento y búsqueda, te damos algunas ideas para que os divirtáis juntos.
  • Atención veterinaria: si la incontinencia se debe a un problema de salud tendrás que acudir cuanto antes al veterinario y dejarlo en manos de profesionales, ellos sabrán cómo afrontarlo y te darán las pautas a seguir.
  • Adaptación: Si tu perro es adoptado no sabemos qué vida le habrían dado sus antiguos dueños, por lo que la paciencia, el cariño y la disciplina son los ingredientes fundamentales para estos peludos. Seguro que necesitas un poco más de tiempo pero valdrá la pena el esfuerzo.
  • Esterilización: en el caso de los perros muy territoriales esta puede ser la solución. En estos casos lo mejor es hablar con tu veterinario.
  • Repelentes antimicción: con los perros territoriales también puedes probar a usar sprays repelentes para que no se hagan pipí donde no deben ya que desprenden un olor que evita micciones en lugares no deseados.

 
 

Y para que tu perro aprenda cuando lo está haciendo bien, dale caricias y felicítalo cuando lo haga en el sitio correcto. Para reforzarlo más aún, dale un premio que pueda saborear.

Esperamos haberte podido ayudar con estos consejos, si tienes más dudas no dejes de acudir a tu clínica veterinaria Kivet donde estudiarán el caso concreto de tu perro y te ayudarán a corregir esta conducta.