Sonidos de un gato: ¿Cuáles son los principales? ¿Qué significan?

Es prácticamente una leyenda urbana que los gatos son mascotas que ignoran por completo a sus amos. Aunque son unos animales muy independientes, lo cierto es que sí interactúan con los humanos; pero, como es lógico, tienen sus particulares formas de hacerlo.

Los gatos se comunican entre ellos y con nosotros mediante posturas, movimientos y también sonidos. Aunque parece increíble, un maullido gatuno puede significar una cosa u otra. De hecho, no son pocos los estudios (Eklund et al., 2016) que afirman que los ruidos que hacen los gatos son una forma de comunicación tan completa y variada como la de los humanos.

Saber interpretar los ruidos de tu felino te ayudará a interactuar mejor y que tu relación con él sea mucho mejor. A continuación conocerás los principales sonidos de un gato y qué significan cada uno de ellos.

Ruidos de un gato: su propio lenguaje

Todos los animales tienen una o varias formas de comunicarse, y eso también sucede en los gatos. ¿A quién no le ha pasado que visitando el hogar de un conocido que tiene gato, este le ha bufado, expresando así que no se siente cómodo con nuestra presencia? Esa es una de las muchas formas que tiene un gato para comunicar a los presentes si se siente o no cómodo, si está contento o si le pasa algo y quiere que lo sepamos.

Aunque aquí nos centraremos en el lenguaje de sonidos que hace un gato, también es bueno saber que hay otras formas de comunicarse más allá del ruido que emite el felino. Y es que la posición de las orejas, las pupilas de sus ojos o la posición de su cola también son una forma de lenguaje para los gatos.

Los principales sonidos de un gato

La ciencia ha podido registrar hasta 100 sonidos distintos de gato, prueba de que su lenguaje puede ser tan complejo como el nuestro. Los más comunes son los siguientes:

  • El maullido: No tiene una función comunicativa específica, sino que más bien es el recurso que usan los gatos para llamar la atención. Si por ejemplo tu gato está al lado de su cuenco de comida y emite un maullido, el mensaje está claro, tiene hambre y quiere comer. El maullido de un gato varía en función de su intensidad y duración. Si el es corto y agudo, quiere decir que se siente bien. Si es largo y más grave, quiere decir que está percibiendo una situación en la que no se siente cómodo o que no le resulta conocida.
  • El ronroneo: Este sonido se produce a causa de la vibración del cuerpo del gato. Normalmente se atribuye que un gato ronronee con una situación en la que él está a gusto. Si un felino se lleva bien con otro gato o está en tu regazo disfrutando de tus caricias, esta situación resulta muy placentera para el gato y lo normal es que emita ese sonido tan característico. No obstante, también se ha constatado (Eklund et al., 2016) que los gatos emiten ronroneos cuando están en situaciones intensas a nivel emocional, como cuando están enfermos.
  • El aullido: Son sonidos muy largos y agudos, que duran varios segundos y se escuchan por toda la casa. Si tienes más de un gato en casa es posible que lo hayas escuchado. El significado es claro, ya que es una especie de lucha verbal entre gatos. Si lo escuchas, es que tu gato está amenazando a otro gato.
  • El bufido o siseo: Cuando un gato abre mucho la boca y emite un silbido carraspeado, lo mejor que puedes hacer es alejarte y darle espacio. Eso es porque ha percibido tu presencia o la de otro ser vivo u objeto como algo que amenaza su integridad y por eso reacciona de forma abrupta. Aunque eso no quiere decir que luego no te puedas ganar su confianza.
  • El chillido: Simplemente significa que el gato se ha hecho daño. Es uno de los ruidos de un gato que es preferible no escuchar, ya que después de este, podría estar más nervioso y tenso.
  • El maullido de cachorro: Es como el maullido, pero mucho más agudo y lo emiten los gatitos con pocas semanas de vida. Lo hacen cuando están en una situación que ellos consideran de peligro, como la presencia de algo que no les gusta o cuando tienen frío.
  • El chirrido: Es una mezcla de un ronroneo y un maullido. Para un gato significa una forma de saludar, y también es una forma de comunicación entre madres e hijos.

En las tiendas Kiwoko encontrarás los mejores consejos y productos de alimentación e higiene para cuidar a tu gato.