¿Los conejos se bañan?

Los conejos, al igual que los gatos, son unos animales muy limpios que se acicalan contínuamente pero, ¿puedo bañar a mi conejo? Si bien bañarles está completamente desaconsejado, puede haber excepciones por las que se puede bañar a un conejo. 

Por norma general, los conejos no necesitan bañarse con agua, pues ya se encargan ellos mismos de su limpieza e higiene. Estos animales poseen una capa protectora en la piel que se podría eliminar si se le bañan y, además, se estresan mucho si se les moja, pudiendo pasarlo mal o, en casos extremos, poder morirse.

En este artículo te explicamos cuándo es necesario limpiar a un conejo y todo lo que debes tener en cuenta para no hacerles daño durante el baño.

¿Cómo bañar a un conejo?

Bañar a un conejo está desaconsejado, a no ser que cumpla algunos de los siguientes requisitos:

  • Que esté muy sucio. Si ha dejado de limpiarse en algunas zonas por no poder llegar debido a su sobrepeso o, directamente, no se ha limpiado de forma correcta su zona íntima, por ejemplo, el baño en este caso sería recomendable. 
  • Que esté mudando su pelo. Para evitar que trague bolas de pelo, se puede bañar al conejo para retirar esos pelos muertos.
  • Que su pelo sea muy largo. Si tu conejo es un angora, un cabeza de león o un fuzzy loop americano es probable que, debido a la longitud de su pelo, no sea capaz de limpiarse tan a fondo como si tuviera el pelo corto.

Los conejos son unos animales que se estresan muy fácilmente, y el baño no es una excepción. Llena un barreño o el fregadero de agua templada, ni demasiado fría para que no se acatarre ni demasiado caliente para que se queme, y sé muy cauteloso con él, yendo muy despacio y dejándole en el barreño o lavabo con mucho cuidado.

Usa un champú específico para conejos o un champú para bebés con ph neutro e intenta no mojarle directamente en la cara para evitar que le llegue jabón a los ojos y boca. Cuando se le haya aclarado del todo, sécale con una toalla y arrópalo con ella, abrazándole siempre para que note tu presencia y se relaje. No uses el secador a no ser que sea estrictamente necesario, pues su ruido le puede estresar y puede acabar asustado. Intenta que la velocidad del secador sea la más baja, así como el calor, para evitar que se pueda quemar.

Trata con mucho cariño y cuidado a tu conejo durante su baño para que sepa que todo está bien, ya que se puede sentir vulnerable y no volver a confiar en ti. No te olvides de darle un snack o golosina cuando acabes de bañarle para premiarle por haber pasado por esa experiencia.

No aproveches que le estás bañando para cortarle las uñas o desenredar su pelaje, pues son actividades que también le estresan en ocasiones normales. No se te ocurra lavarle con un champú para personas y, con cualquier duda, consulta con tu veterinario el tipo de champú que debe usar, el procedimiento que mejor le puede ir a tu conejo y, especialmente, si se le puede bañar o mejor dejar que se encargue él solo.

Intenta ser lo más breve posible con su baño y haz que sea una experiencia lo menos traumática posible. Hazlo en los meses de primavera y verano si es posible, así evitarás que se enfríe en los meses más frescos. Aún así, puede que termine disfrutando mucho con su baño, pero recuerda que de su higiene se encargan ellos mismos y que el baño debería ser algo excepcional y puntual.

¿Qué necesito para bañar a un conejo?

Para bañar a un conejo no necesitas de accesorios ni aparatos adicionales, simplemente con agua y jabón específico sería suficiente.

Puede cepillar su pelaje antes del baño para desenredar cualquier nudo o enredo que pueda tener. Bañarle en un lavamanos o barreño con agua tibia es lo más ideal, intentando no llenarlo con mucha agua, la suficiente para que pueda hacer pie y tenga agua suficiente para su baño.

El jabón para conejos es lo único que podemos comprar para bañar al conejo. Asegurate de que este sea específico para ellos, que tenga un ph neutro y que te lo haya recomendado el veterinario. Olvídate de poner en su baño aceites esenciales, ambientadores o sales de baño para relajarle, porque lo que puede pasar es que le dé reacción, ya que no están destinados a conejos ni otros animales. 

En principio, sólo sería necesario usar una toalla, pero si ves que al usarla no termina de estar seco y la toalla se ha mojado demasiado, lo mejor es usar otra o las que necesites para secarle del todo y evitar que se resfríe. 

Por último, necesitarás chuches o golosinas para premiarle por haberse portado bien y para enseñarle que el baño tiene recompensa.

Si tu conejo huele mal pero no está del todo sucio o no ves necesario o aconsejable bañarle, puedes usar un champú en seco específico para ellos. Este producto funciona como el champú en seco para personas y se trata de un polvo que refresca y le limpia por encima. 

Evita que le caiga algo de champú en los ojos, boca y orejas tapando su carita con tus manos, y no te olvides de cepillarle para distribuir todo el producto por su pelaje y ayudar a eliminar nudos y enredos. Repite el cepillado hasta veas que no recoge más pelos y que el pelaje ya no tiene ningún tipo de resto visible.

¿A los conejos les gusta el agua?

No, a los conejos, igual que a los gatos, no les gusta el agua. Como te hemos mencionado a lo largo del artículo, los conejos se bañan solos, por lo que bañarlos con agua y jabón sólo se haría si fuese estrictamente necesario.

¿Se puede bañar a los conejos? Hemos visto que es posible, pero no recomendable. Consulta a tu veterinario si es algo que necesite tu conejo, pues es un momento estresante para ellos que igual ni les es necesario ni les merece la pena.