Cómo cuidar las almohadillas de los perros para evitar quemaduras en verano

Las altas temperaturas del verano no sólo afectan a los seres vivos aumentando nuestro calor y volviendo sofocante el ambiente, sino que también se siente en el suelo artificial de la calle, como el césped no natural y el asfalto. 

Estas temperaturas sofocantes hacen que esos suelos terminen quemando, algo que, en principio, no nos afecta a los humanos, pero sí a los animales. Los animales, al no llevar zapatos, pueden quemarse sus almohadillas por culpa de la temperatura del suelo, que se ha pasado todo el día absorbiendo calor y puede llegar a alcanzar temperaturas muy superiores a las del ambiente.

Saber cuál es el momento idóneo para sacar a pasear a tu perro para evitar que se le quemen las almohadillas o, en su defecto, cómo actuar ante una quemadura en sus patas es importante para no poner en riesgo la salud de tu mascota.

A continuación, te damos todas las claves para pasear a tu perro durante la etapa más calurosa del año sin arriesgar el bienestar de tu peludo y cuidarle como mejor se merece para que paseis todo un verano sin disgustos ni urgencias. ¡Disfruta del buen tiempo sin mayores preocupaciones!

¿Cómo prevenir las quemaduras en las patas de los perros?

¿Sabías que las temperaturas del asfalto pueden ser peligrosas para los perros incluso si la temperatura ambiente es muy agradable? El pavimento puede alcanzar los 52 grados cuando la temperatura ambiente es de 25 grados y, si sube hasta los 31 grados, el suelo puede llegar a los 62 grados. 

Para saber si el suelo de la calle es seguro para los animales, se deberá seguir la Regla de los 5 Segundos, que consiste en colocar la palma y el dorso de la mano en el asfalto para comprobar la temperatura. Si puedes aguantar el calor que emite en ese espacio de tiempo, es seguro para los perros caminar por él sin quemarse pero, si te quemas la mano, lo mejor es esperar a que rebaje el calor y poder así pasear a tu mascota sin ningún peligro. 

Para evitar una posible quemadura en las almohadillas de los perros, se puede evitar sacarlos a pasear durante las horas de máxima incidencia solar o, si no es posible, intentar caminar en lugares a la sombra o en suelos con césped o arena. 

Usar también botines para perros si sus patas son demasiado sensibles es también una buena opción para evitar quemaduras en sus almohadillas, así como mojarlas con agua de vez en cuando durante el paseo, aprovechando que llevas una botella de agua para evitar que se deshidraten. 

Las almohadillas de los cachorros son mucho más sensibles a las altas temperaturas, pues todavía son muy delicadas y blandas, razón por la que tienes que estar más atento a su estado al sacarlo a pasear. Si ves que es imposible que no se vaya a quemar, puedes cogerlo en brazos hasta un sitio más fresco o a la sombra para que pueda hacer sus necesidades sin peligro a que sus patitas sufran.

Si descubro una quemadura en la almohadilla de mi perro, ¿qué hago?

Si notas que, después de un paseo, tu perro empieza a cojear o se lame compulsivamente una pata, puede que se haya quemado sus almohadillas. Si su herida no es muy grave, podrás curar la quemadura en la almohadilla de tu perro desde casa, siempre teniendo mucho cuidado y siendo muy delicado.

Para ello, se meterá la pata afectada en agua fría y lavarla justo después con agua y jabón. Después, para desinfectarla, se utilizará una gasa esterilizada con un poco de yodo rebajado en un 50% de agua. 

Te recordamos que este remedio es para casos muy leves, así que, en caso de que la quemadura sea grave, es recomendable llevar a tu perro al veterinario con la mayor brevedad posible.  

Consejos para curar la quemadura en la almohadilla de un perro

Para evitar que las almohadillas de los perros se agrieten y sea más fácil que sufran de heridas o quemaduras, en el mercado existen unas pomadas hidratantes para esta zona del animal que ayudan a hidratarlas y a protegerlas. En su defecto, se puede usar también vaselina, aceite de coco, aceite de oliva o aloe vera

Para evitar que se pueda lamer la pata y quitar la pomada o medicina, se puede vendar la extremidad no muy fuerte y, para pasearlo, si tienes un botín para él estará mucho mejor, aunque con la venda por sí sola puede venirle bien. 

Ya conoces todo lo que debes tener en cuenta a la hora de sacar a pesar a tu perro durante los días de olas de calor para evitar que se le puedan quemar las almohadillas. Te recordamos que, en caso de quemaduras muy graves, lo lleves lo más rápido posible al veterinario, quien determinará la gravedad de su herida y le pondrá el tratamiento que mejor le convenga. 

Vive unas vacaciones llenas de emociones en la mejor compañía y cuida de sus patas para evitarle problemas graves poniendo en práctica la Regla de los 5 Segundos este verano. ¡No dejareis de jugar y disfrutar!

Recuerda que en nuestras tiendas Kiwoko y en kiwoko.com puedes encontrar todo lo que necesitas para cuidar las almohadillas de tu peludo.