¿Cómo acostumbrar a tu perro a utilizar su cama nueva?

Puede que pienses que al comprarle una cama nueva a tu perro, le va a encantar el regalo y te lo va a agradecer mucho, ¡pero no siempre es así! Si te encuentras en la disyuntiva de que tu mejor amigo no quiere usar su nueva cama o estás a punto de comprarle una pero no quieres que esto te pase, en este post te contamos qué debes hacer para que tu perro duerma en su cama nueva sin problemas.


Consejos para que tu perro acepte su cama nueva

Antes de nada, debes tener muy clara una cosa y es que debes ser coherente y valorar dónde debe dormir tu perro. No puedes volverle loco y dejarle que un día duerma en tu cama y al día siguiente no.

Una vez que hayas tomado la firme decisión de que el lugar de descanso de tu mascota será su la cama que le has comprado, afortunadamente, con un poco de tiempo y esfuerzo, podrás conseguir que tu mascota empiece a disfrutar de su maravillosa cama nueva.

Estas son las dos claves para que el perro acepte de buena gana su cama nueva:

  1. Elegir la ubicación de la cama
  2. Coloca la cama y hacerla más atractiva

1. Elegir la ubicación

El lugar que elijas para su cama debe estar en un rincón tranquilo de la casa. A tu perro le gustará dormir en una zona lejos de corrientes de aire y donde se sienta seguro.

  • Si es la primera vez que instalas una cama para tu perro, puede que sea porque es un recién llegado. Obsérvalo y mira dónde le gusta tumbarse, la mayoría tienen un lugar favorito de la casa para acurrucarse. Mientras ese sitio sea viable, será perfecto.
  • Si estás reemplazando una cama vieja, tan solo tendrás que ponerla en el mismo lugar donde estaba la antigua.

2. Colocar la cama y hacerla (más) atractiva

Si a tu perro no le simpatiza la nueva cama, puede que sea porque no le gusten los nuevos olores. Un buen truco puede ser frotar la cama con tus manos o incluso poner una de tus camisetas encima. La idea es ver si tu olor ayuda a atraer a tu perro a tumbarse en su nuevo colchón. Si funciona, no te olvides de felicitarle y darle una chuchería.

Puede que tu olor no sea suficiente para convencer a tu fiel amigo de que pruebe la nueva cama, usa entonces una de las mantas de tu perro para cubrir la parte superior de la cama. Esto debería resolver el problema, ya que su cama ahora olerá igual que él.


Ten mucha paciencia porque incluso después de haber hecho todo lo posible para hacer que su cama nueva le encaje, puede que se tome su tiempo hasta que finalmente termine por echarse allí una siesta. Así que tómatelo con calma y recompénsalo cada vez que lo haga hasta que se olvide que es cama nueva.

En tiendas Kiwoko y en Kiwoko.com tienes un montón de camas de distintos colores, tamaños, texturas... ¡Te esperamos y te ayudamos a elegir!