¿Dónde debe dormir un cachorro?

Cuando tienes un cachorro en casa, es posible que te surjan miles de preguntas sobre diferentes aspectos y sobre cómo hacer las cosas. Tener esta serie de dudas es habitual y normal, al igual que cuando afrontas una nueva situación, o cuando tienes que hacer algo por primera vez. Por ello, es importante informarse de antemano sobre algunos aspectos relacionados con su cuidado y bienestar. Conocer el tipo de alimentación, el calendario de vacunas o dónde debe dormir un cachorro son algunas de las cosas que debes saber para poder darle todos los cuidados que necesita.

La llegada del cachorro a tu hogar y sus primeros meses de vida son muy importantes, ya que pueden determinar en gran medida parte de sus conductas futuras. Es recomendable establecer unas pautas de educación adecuadas. De igual modo, es conveniente prestar atención y fomentar los aspectos que hacen sentir seguro a tu cachorro. Para que no te surjan dudas sobre dónde debe dormir tu compañero, te explicamos a continuación las mejores opciones según las diferentes etapas de su crecimiento.

¿Dónde debe dormir un cachorro de 3 meses?

Es posible que te preguntes cuál es el mejor lugar para que duerma tu cachorro de 3 meses. Lo ideal es que siga durmiendo dentro del hogar, ya que aún es demasiado pequeño para dormir en el exterior. Pero, ¿dónde debe dormir un cachorro dentro de un piso? Dentro de la casa, no hay un sitio perfecto. La decisión va a depender de las características de tu animal y de tus preferencias. Puedes elegir que duerma en su cama junto a ti en el cuarto, si quieres que sea su lugar habitual, o en alguna otra estancia de la casa. Lo importante es que sea un lugar tranquilo, donde se sienta cómodo.

¿Dónde debe dormir un cachorro de 2 meses?

Pasados los primeros días o las primeras semanas, si prefieres que tu perro duerma fuera de tu cuarto, puedes comenzar el proceso de adaptación. Para ello, es conveniente que elijas un lugar de la casa que sea tranquilo y agradable para él. Es bueno mantener este sitio fijo, ya que cambiarlo, más adelante, puede dar lugar a problemas.

Al inicio del proceso de habituación, puedes situar la cama de tu cachorro durante el día en el lugar seleccionado. De esta manera, va estableciendo una asociación entre su cama y el nuevo sitio elegido. Es normal que el proceso de aprendizaje se prolongue durante un tiempo. Es muy posible que al principio le cueste dormir solo y llore, pero es importante que no acudas en respuesta a su malestar. De lo contrario, será más difícil que aprenda a dormir solo.

¿Dónde debe dormir un cachorro de 1 mes?

Cuando un cachorro llega a un nuevo hogar es un momento de felicidad y alegría. Sin embargo, es normal que el animal se sienta inseguro y con miedo. Es algo nuevo para él y, probablemente, sea la primera vez que se aleja de su familia. Las primeras noches son complicadas, ya que se siente solo y echa de menos a sus hermanos y a su madre. Es habitual que aparezcan llantos con frecuencia.

Dadas las circunstancias, te recomendamos que ubiques su cama junto a la tuya. De esta manera, es posible que no se sienta tan solo. Además, puedes acariciarle para reconfortarle un poco, mostrándole tu cariño y afecto. Durante las primeras semanas, puedes dejar que duerma a tu lado mientras coge confianza con el entorno y se siente seguro. Sin embargo, debes decidir cuanto antes cuál es el lugar donde quieres que duerma tu compañero a largo plazo.

Mientras tomas la decisión, algunas cosas que pueden ayudar a tu cachorro a dormir durante el primer mes son:

  • Situar mantas y cojines en su cama para que se sienta resguardado.
  • Emplear feromonas que le transmitan tranquilidad.

  • Colocar juguetes cerca de su cama para que se entretenga.
  • Dejar su transportín cerca de la cama. Algunos cachorros se sienten más seguros dentro de él.
  • Situar su cuenco con agua cerca, y periódicos alrededor, ya que todavía no controla bien sus esfínteres.

¿Es bueno que mi perro duerma en mi cuarto?

Como hemos señalado antes, sobre dónde debe dormir un cachorro, la decisión es personal. El hecho de que un perro duerma dentro o fuera del cuarto, es una decisión que depende de cada persona, de sus preferencias y de las características de la mascota. Si estás valorando que duerma contigo en la habitación, es bueno que conozcas algunos factores que debes tener en cuenta antes de tomar la decisión:

  • Es posible que tu perro emita sonidos y ronquidos por la noche.
  • En ocasiones puede levantarse a beber agua, o moverse para acomodarse, y hacer ruido.
  • No puedes olvidar las flatulencias caninas.
  • Puede que alguna noche te apetezca simplemente estar solo y no compartir el cuarto con tu perro.
  • Y el más importante: Si más adelante o en algún momento cambias de opinión y quieres que duerma fuera de la habitación, es posible que no le convenzas fácilmente y que, incluso, lo pase mal no pudiendo dormir a tu lado. Por eso, recomendamos decidir cuánto antes dónde debe dormir el cachorro para evitar que pase por cambios en el futuro.

A pesar de estos pequeños inconvenientes, si decides que duerma junto a ti, también existen una serie de beneficios. Se ha observado que hay personas que se sienten más seguras y que experimentan un sueño más profundo cuando duermen con su mascota en la habitación.

¿Cuándo puede un perro dormir fuera?

Ya sabemos dónde debe dormir un cachorro durante sus primeros meses de vida y, sea dentro o fuera de la habitación, lo que está claro es que debe dormir en el interior de la casa. Pero… ¿puede dormir en el exterior una vez sea más mayor?

Generalmente, los perros prefieren dormir en compañía, ya que se sienten más seguros. Sin embargo, si prefieres que tu perro duerma en el exterior, lo recomendable es empezar a enseñarle a partir de los 6 meses de edad. El cambio es complicado, requiere tiempo y es mejor que sea de manera progresiva. Para ello, evita que tu perro duerma junto a ti, es mejor que tenga un espacio u otra habitación para él. De este modo, el traslado será menos brusco. Y, nunca te olvides de ofrecerle la protección necesaria para que no pase frío ni duerma a la intemperie, con una caseta adaptada para él.

Desde Kiwoko te animamos a compartir el espacio en casa con tu peludo y a que duerma dentro del hogar, siempre que sea posible. Así estará mucho más calentito y seguro, ¡además de más feliz!