Cómo limpiar una pecera o acuario

La pecera es el hogar de tus peces. Mantenerlo limpio y en buenas condiciones es una de las mejores cosas que puedes hacer para que tus escamosos y coloridos amigos se mantengan nadando saludables y felices. Aprende cómo hacer, de forma correcta y sin complicaciones, la limpieza rutinaria de este recinto tan especial.

Limpiar un acuario tiene su técnica. No es cuestión de sacar los peces, limpiar los cristales con un estropajo y volverlos a poner en su lugar, no. Los peces son criaturas sumamente delicadas, así que es importante informarse bien sobre cómo mantener un acuario limpio sin alterar su salud. Se deben seguir una serie de pasos y tomar las precauciones necesarias o, de lo contrario, estas frágiles criaturas sufrirán.

¿Cuándo se debe limpiar una pecera?

Algunos dicen que se debe limpiar el acuario una vez a la semana, otros dicen que una vez al mes; lo cierto es que la frecuencia va a depender de las características propias de cada pecera o acuario.

El tamaño del tanque, la cantidad de peces que tenga, si es agua dulce o salada, y el sistema de filtración que posea, son factores que van a determinar cada cuánto tiempo se deberá hacer la limpieza del recinto. No hay una respuesta estándar. Tu propio acuario y la experiencia te van a indicar cada cuánto tiempo debes proceder a limpiarlo.

De cualquier forma, todo acuario se debe limpiar con periodicidad. Como el agua que contiene una pecera está estancada, no se renueva de forma natural. Es preciso cuidar que no se acumulen los detritos provenientes de los animales y las algas que viven en el tanque, pues crearían un ambiente tóxico que, evidentemente, es perjudicial para la vida del acuario. Por ello, saber cómo mantener una pecera limpia es fundamental.

¿Se deben sacar los peces mientras se limpia la pecera?

Esta pregunta suele inquietar a quienes no tienen mucha experiencia con el mantenimiento de un acuario o pecera. La respuesta es: no siempre.

Se puede limpiar la pecera dejando suficiente agua en el tanque, de manera que los peces se pueden mantener nadando. De hecho, no conviene sacarlos, ya que es más estresante para los peces el cogerlos y sacarlos de la pecera, que dejarlos allí adentro.

Hay ocasiones, sin embargo, en las que se hace necesario sacar a los animales de su recinto acuático: normalmente, cuando la pecera está demasiado sucia por fallos en el sistema de filtración y requiere una limpieza a fondo. Pero verás que, si cambias el agua con regularidad y el filtro del sistema de purificación está funcionando bien, la limpieza a fondo puede dejarse para cada 2 a 3 meses, como promedio.

¿Cómo limpiar una pecera sin sacar el agua ni los peces?

Cuando el acuario no está demasiado sucio, puede limpiarse sin que haya necesidad de sacar toda el agua ni los peces.

Este es el paso a paso:

  1. Saca los elementos decorativos y lávalos con agua limpia. Ayúdate de un cepillo para eliminar los restos. En todo caso, no uses detergentes comunes, pues son muy tóxicos para la vida de acuario. Aclara muy bien con agua limpia y deja que se sequen al aire antes de volver a colocarlos.
  2. Retira al menos ¼ parte del agua con el sifón, para cambiarla posteriormente por agua nueva que ayude a renovarla.
  3. Para limpiar el fondo del acuario, aspira con el sifón entre las piedrecillas del fondo, con mucho cuidado, y retira la suciedad acumulada.
  4. Coge un raspador de algas y pásalo por los cristales, primero usando la parte más rugosa de la herramienta y luego la suave. Desplázate con movimientos verticales por toda la superficie del cristal.
  5. Con una red o malla, retira las partículas de suciedad que se hayan desprendido y caído al agua. 
  6. Coloca los adornos otra vez en su lugar.
  7. Vierte un poco de agua nueva y limpia, sin cloro. Cuida que esté a la misma temperatura de la que ya está en el tanque. Recuerda que los peces son criaturas muy sensibles, así que vierte el líquido con cuidado, tratando de no estresarlos.
  8. Agrega bacterias buenas al agua. Estas ayudan a mantener saludable el ecosistema del tanque. Las puedes conseguir en cualquier tienda especializada en acuarios.

¿Cómo limpiar un acuario vacío?

Cada cierto tiempo es necesario hacer una limpieza rigurosa y profunda del tanque. ¿Cómo limpiar una pecera muy sucia? Vaciando el tanque, sin duda.

Hazlo así:

  1. Extrae parte del agua del tanque. Unas ¾ partes, siguiendo el proceso que explicamos más arriba. Retira los adornos también.
  2. Coloca el agua que has sacado en una cubeta que sea lo suficientemente grande para contenerla. Reserva.
  3. Coge los peces con la red (y mucho cuidado, ya sabes: se estresan) y colócalos en la cubeta en donde está el agua que has extraído. Ten en cuenta que los peces podrían saltar fuera de la cubeta, así que mantenla cubierta con una red o malla, por precaución.
  4. Termina de vaciar el tanque por completo: piedras, arena, algas. Todo lo que contenga, sácalo.
  5. Limpia todo el tanque con la ayuda de un raspador, estropajo fuerte y cepillo.
  6. Puedes usar cloro para limpiar a fondo. En este caso, deja el tanque expuesto a la luz del sol, vacío, por no menos de 4 horas. La luz solar neutraliza el cloro, haciéndolo inocuo para los peces.
  7. Vuelve a llenar el tanque con agua limpia, como indicamos en el punto 6 de la limpieza sin sacar los peces del acuario. Agrega bacterias buenas.
  8. Coloca otra vez la gravilla, los adornos y las algas. Devuelve los peces a su lugar.

Limpiar un acuario puede ser algo laborioso, pero también muy gratificante. Una vez que te acostumbres al proceso, verás que es algo sencillo. Tómate el tiempo necesario para hacerlo y siéntete feliz de poder contribuir al bienestar de estas hermosas criaturas acuáticas.

Te dejamos con otro artículo que también puede interesarte sobre cómo limpiar el filtro del acuario, ¡no te lo pierdas! Y recuerda que en Kiwoko encontrarás todos los productos necesarios para el mantenimiento del acuario y para la alimentación de tus peces.