¿Tu perro odia la peluquería?

¿Tu perro odia la peluquería?
Una visita a la peluquería canina te puede parecer inofensiva, pero para la mayoría de los perros todo lo relacionado con el aseo es una pesadilla. En este post te contamos las pautas que debes seguir para cambiar la actitud negativa de tu perro a la hora de ponerse en manos de un peluquero canino.  

¿Cómo conseguir quitarle a tu perro el miedo al peluquero?

  No es que todos los perros le teman al peluquero, pero muchos lo hacen. Sus respuestas pueden variar desde una ansiedad leve hasta verdaderos ataques de pánico. Independientemente del nivel del miedo de tu perro, es importante tomar medidas preventivas para hacer frente a este tipo de estrés antes de que se convierta en un auténtico problema.
1
Elimina el estrés del viaje   Los paseos en coche pueden provocar ansiedad; un perro que llega al peluquero ya estresado y ansioso no entra con buen pie. La ansiedad y malestar de tu peludo también pueden estar relacionados con el mareo. Habla con tu veterinario para ver si un medicamento pudiera ser útil.
 
 Zylkene producto natural contra situaciones de estrés en perro y gato
Producto Natural Contra situaciones de Estrés
 Adaptil Comprimidos 10 unidades
 Adaptil Comprimidos 10 unidades
 
2
Acostumbra a tu perro a que sea manipulado por terceros   El aseo personal casi siempre incluye el manejo de áreas sensibles, incluyendo el hocico, los ojos, las orejas, las patas, la cola, la parte posterior y la ingle.   Un entrenamiento previo, donde tu perro tenga contacto con distintas personas en casa, puede ayudar a que permanezca relajado.   Ve despacio; si tu perro es sensible en un área como las patas, empieza tocándolo en una zona donde sea menos sensible, como su lomo, y muévete gradualmente hacia la pata. Continúa entrenando solo mientras esté relajado y receptivo.
3
Haz que el peluquero sea un lugar agradable   Pregúntale a tu peluquero si es posible hacer una visita de entrenamiento sin que le haga ningún arreglo. En vez de eso, haz una parada en el recibidor con cosas que le gusten a tu perro, como jugar o tomar un “aperitivo”. Si es posible, pide al personal que practique el manejo que has estado entrenando en casa y haz un seguimiento con recompensas para que tu perro aprenda a asociar el peluquero con cosas buenas.
La visita será útil para acostumbrar a tu perro a los sonidos y olores típicos de una peluquería, como pueden ser el ruido de la máquina cortapelo o de los secadores.
Estas estrategias pueden no funcionar de la misma forma para todos los perros. Si con el adiestramiento no consigues reducir los niveles de ansiedad de tu perro o si reacciona de manera agresiva ante cualquier intento de acicalarlo, busca orientación profesional. Los peluqueros de nuestros salones de belleza MIMO están más que acostumbrados a tratar con todo tipo de situaciones. ¡Seguro que tienen todo bajo control!