Mi perro ladra cuando me voy, ¿qué puedo hacer?

Es normal que tu mascota ladre de vez en cuando. Sin embargo, no lo es cuando le dejas solo en casa. Esto no es solo molesto para tus vecinos, sino también para el propio perro y para ti, que sabes que tu mascota sufre cuando no estás. En este artículo te explicamos por qué tu perro ladra cuando te vas y qué puedes hacer para evitarlo.

Mi perro ladra cuando me voy

El ladrido de los perros puede deberse a varias razones, estos utilizan este método para comunicarse, tanto contigo como con otros perros. De esta manera, dependiendo de la situación y del momento, el ladrido puede implicar entusiasmo, estrés, alerta o miedo. Sin embargo, si tu perro ladra cuando te vas de casa, debes saber que esto es un síntoma de un trastorno denominado ansiedad por separación. Este es muy común en los perros, llegando a sufrirlo cerca del 40 %. Pueden provocarlo causas diferentes y serás capaz de identificarlo gracias a los síntomas más comunes en este tipo de trastorno.

¿Cómo dejar a mi perro solo en casa sin que ladre?

Lo primero que debes saber para que el perro deje de ladrar es que necesitarás paciencia y constancia. Uno de los primeros consejos que pueden ser de gran utilidad es pasear al perro antes de irte de vacaciones o a la hora de abandonar la casa por un periodo más o menos largo. Esto hará que cuando llegue a casa esté cansado y solo quiera dormir. Si tu perro ladra cuando te vas de casa durante poco tiempo, puedes dejar la televisión encendida o poner algo de música, así se distraerá con el sonido y no se sentirá solo.

Debido a que el ladrido se provoca por la ansiedad por separación, es mejor que no te despidas de tu mascota justo antes de salir, ya que esto empeorará el problema. Tampoco es aconsejable que le riñas o que le suministres algún tipo de medicación. El mejor remedio para paliar este comportamiento es una buena educación canina.

Esto puedes conseguirlo a través de ciertos entrenamientos, como por ejemplo salir de casa tan solo unos minutos para que tu mascota entienda que no lo estás abandonando, ya que siempre acabas volviendo. Después, puedes ir aumentando los tiempos de salida de forma gradual.

Otro de los ejercicios que puedes hacer si tu perro ladra cuando te vas de casa es aplicar la misma rutina que llevas a cabo antes de salir de casa en momentos en los que no vayas a hacerlo. Los perros saben todo acerca de sus dueños y asocian cada acto a una acción posterior. Por ello, puedes, por ejemplo, coger las llaves y sentarte en el sofá, para que cuando las vayas a coger para salir de casa no sufra ansiedad.

Como hemos explicado al principio, la paciencia es la mejor aliada a la hora de calmar este tipo de respuestas en tu mascota, lo mejor es evitar gritarle o perder la calma. Simplemente, cuando el animal ladre delante de ti, dile que no de una forma rotunda y efectiva. Cuando obedezca a ese no, es importante que apliques el refuerzo positivo y que lo premies con mimos o alguna chuchería.

¿Por qué mi perro ladra cuando me voy?

La ansiedad por separación es un trastorno que sufre un gran porcentaje de perros, siendo este muy común en los perros domésticos. Este tipo de trastorno altera la relación del humano con la mascota, impidiendo que sea saludable. La ansiedad por separación consiste en un estrés en la mascota causado por el distanciamiento físico con su dueño. Esto se da porque el perro focaliza en su cuidador una figura de protección. De este modo, cuando te vas, tu mascota no sabe cómo afrontar la soledad, sintiendo miedo, lo que hace que nazca el estrés.

Dentro de la ansiedad por separación, existen diferentes tipos:

  • El primero de ellos es el hiperapego primario, el cual está provocado por un destete prematuro. Este tipo de ansiedad por separación es muy común en perros que fueron separados demasiado pronto de sus madres y del resto de su familia. Por lo general, la separación debe producirse a los 3 meses de edad y de forma natural y progresiva, evitando provocar un trauma en la mascota.
  • El segundo tipo es el hiperapego secundario, que viene motivado por un periodo más o menos largo en el que apenas te hayas separado de tu perro. Este contacto continuo crea una dependencia en el animal, el cual ha desaprendido a estar en soledad. También puede producirse por una mudanza. 
  • El tercer y último tipo de ansiedad por separación es el provocado por un trauma que el perro ha sufrido estando solo en casa.

Además del ladrido, la ansiedad por separación puede representarse en forma de comportamientos destructivos, haciendo que tu mascota rompa objetos del mobiliario de tu hogar. También es normal en este tipo de trastorno que el perro orine o defeque en el hogar, algo que no hace cuando tú estás en casa.

Sin embargo, la ansiedad por separación no es el único motivo por el que los perros ladran. En esta otra entrada hablamos de los diferentes motivos por los que un perro no para de ladrar, así como la forma de tratarlo.

En tiendas Kiwoko y en www.kiwoko.com encontrarás todo lo que necesitas para mantener sano y feliz a tu perro. ¡Puedes descubrir más consejos sobre tu mejor amigo en nuestro blog!