Obesidad en perros: causas, consecuencias y cómo evitarla

En los países occidentales, los índices de sobrepeso en perros se han elevado de forma alarmante en las últimas décadas, incluso más que en los seres humanos. Hoy por hoy, la obesidad canina es una de las alteraciones nutricionales más comunes en estos apreciados animales de compañía. Se estima que entre el 17% y el 44% de los perros padecen de sobrepeso u obesidad. Un asunto que concierne a veterinarios y propietarios por igual.

Causas de la obesidad en perros

Que muchas personas tratan a sus perros como miembros de la familia no es un hallazgo sorprendente; tampoco sorprende el paralelismo que hay entre la obesidad canina y la obesidad en las personas. Más allá del tema afectivo, este desorden nutricional compartido tiene como base el que ambas especies, humana y canina, comparten hábitos de vida y alimentarios, y el mismo entorno ambiental.

Lo cierto es que la obesidad en perros posee muchos factores clínicos y genéticos en común o parecidos a la obesidad en los seres humanos. En otras palabras: si tu perro ya tiene una predisposición orgánica o patológica a aumentar de peso, las comidas abundantes o los alimentos inapropiados y el sedentarismo solo van a favorecer la exposición de ese rasgo en el animal.

Ciertos trastornos, como la enfermedad de Cushing, pueden hacer que el animal busque consumir una cantidad mayor de alimentos, pues siente hambre constantemente. El hipotiroidismo en perros, como en los humanos, ralentiza el metabolismo del animal y, por ende, su consumo energético disminuye. Esto se traduce en una acumulación de grasas en su cuerpo que puede conducir a la obesidad en los perros. Tumores y otras afecciones pueden estar asociados también con el aumento excesivo de peso.

Se ha determinado que existe también un vínculo entre la castración y el sobrepeso canino en las perras, por lo que una vez que el animal ha sido sometido a este tipo de intervención quirúrgica conviene vigilar su dieta y ejercicios.

¿Cómo saber si un perro tiene sobrepeso?

Si sospechas que tu perro puede tener sobrepeso, siempre puedes consultarlo con el veterinario a fin de que se realice un diagnóstico basado en el índice de masa corporal (IMC), u otros métodos, para medir cómo de alejado está tu perro de su peso ideal. De cualquier modo, hay una forma muy fácil de identificar el sobrepeso o la obesidad en perros por tu cuenta, y es observando la cintura, el abdomen y las costillas del animal.

En un perro sin sobrepeso, el contorno de las costillas puede que no sea visible, pero sí debe poder palparse con facilidad al pasarles la mano. Al observar al animal desde arriba, la cintura debe aparecer bien definida y el cuerpo tener forma de reloj de arena, mientras que el abdomen no sobresale. En un perro con sobrepeso la demarcación de la cintura desaparece, la panza es prominente y resulta muy difícil palpar el contorno de las costillas del animal.

¿Cómo cuidar su alimentación?

La obesidad en perros es una asesina lenta, insidiosa y silenciosa. Muchos dueños pueden notar que sus perros tienen más kilos de los que deberían tener, pero no hacen nada al respecto sino hasta que estalla una crisis. Entender que no hay que dejar pasar el tiempo cuando se perciben este tipo de problemas es el primer paso para tomar la senda de la buena nutrición en pro de la salud de tu leal amigo.

El sobrepeso en perros tiene sus consecuencias, al igual que en los humanos. Los perros son susceptibles de padecer los mismos efectos negativos asociados a la obesidad humana, así que cuidar su alimentación es fundamental. Pero antes de recurrir a alimentos para perros obesos, lo ideal es prevenir. Si el animal no posee una condición patológica asociada a la obesidad, bastará con que lo alimentes de forma adecuada y lo ejercites con regularidad.

Y cuando hablamos de alimentación adecuada nos referimos a dos cosas: calidad y cantidad. Siempre debes dar a tu perro alimentos sanos, especiales para el consumo animal. En otras palabras, suminístrale pienso para perros en la cantidad justa que requiera tu mascota. Ni más ni menos. Guíate por las indicaciones del paquete del producto, para que sepas cuánto administrar, y presta atención a los ingredientes y el aporte nutricional.

Un perro con sobrepeso arriesga no solo su calidad de vida, sino también su longevidad. Siempre es mejor y más fácil prevenir la obesidad canina que tratarla una vez que ha llegado. El estilo de vida sano, los hábitos alimentarios responsables, los juegos y el ejercicio, mantendrán a tu perro saludable y contento desde el inicio de su vida, pero también lo ayudarán a deshacerse del exceso de peso una vez que se ha instalado.

En Kiwoko encontrarás los mejores piensos para el control de peso, con los que conseguirás que tu mascota se mantenga en su peso ideal. ¡Recuerda complementarlo con el ejercicio!