10 claves para pasear a tu perro

10 claves para pasear a tu perro
Caminar junto a tu perro debería suponer una grata experiencia, pero no siempre es así, ¿verdad? En muchas ocasiones, estos momentos se truncan por los tirones o una falta de coordinación por parte de ambos. Quizá más de una vez te hayas preguntado qué hacer para que tu perro no tire de la correa o cómo hacer que tu perro camine a tu lado. ¿Quieres saber cómo sacar a pasear a tu perro y hacer del paseo algo placentero tanto para ti como para él? En este post te damos 10 consejos para sacarle el máximo partido a los paseos diarios.

10 claves para pasear con tu perro

Pasear con tu perro todos los días. Es necesario que tu fiel amigo salga a la calle a diario para que pueda estar en contacto con la naturaleza, se relacione con otros perros, haga sus necesidades, gaste energía y esté en forma. Lo idóneo es realizar tres paseos diarios y repartirlos entre la mañana, la tarde y la noche.
Duración del paseo. No se trata de que lo saques a pasear solo para que haga sus necesidades, es necesario que el paseo sea lo suficientemente largo para que le dé tiempo a desfogar la energía acumulada. Si por falta de tiempo no puedes dar un paseo largo, se puede hacer uno más corto, pero luego debes jugar con él en casa para completar su ejercicio diario.
Preparar el paseo antes de salir. Es necesario que además de la correa, lleves contigo: bolsas para recoger sus necesidades, premios y un juguete. Si vais a hacer mucho ejercicio, es recomendable llevar también un bebedero portátil porque seguro que le entra sed. Por último, dependiendo del tiempo puedes ponerle un jersey si hace frío, un chubasquero cuando llueve y sus botitas si nieva. ¡No te olvides nada antes de salir!
Calma al salir de casa. Si tu perro se agita cuando te ve coger la correa porque ya sabe que va a salir, no debes ponérsela en ese estado de ansiedad. Lo mejor es que te pares delante de la puerta hasta que tu peludo se siente y se relaje.
Alterna el paseo con el juego. Es positivo que tu peludo asocie el paseo con algo divertido. Déjale un tiempo para que pueda jugar, conocer otros perros, correr y gastar toda su energía. De esta forma, cuando volváis a casa estará mucho más tranquilo. Enséñale a distinguir entre el momento de juego, donde el perro puede explorar y correr, y el momento de paseo, donde debe de estar calmado y permanecer a tu lado.
Enséñale a pasear a tu lado con recompensas. Para conseguir que seas tú quien decide el recorrido y no al revés hace falta un poco de paciencia: si tu perro gira a un lado al que no quieres ir, sigue con el paseo y hazle una corrección con la correa asociada con un “no”. Cada vez que vaya a tu lado felicítale verbalmente, con una caricia o con un premio.
Evita que tire de la correa. Deja a tu peludo olfatear hasta que haga sus necesidades. Después, intenta que mantenga su cabeza arriba y pasee a tu lado. Tras unas cuantas correcciones irá cerca de ti y conseguirás que se centre en caminar a buen ritmo junto a ti.
El paseo es un momento ideal para la práctica de la obediencia, ya que un perro acostumbrado al ejercicio es más fácil de adiestrar y presta más atención.
Cambia de ruta. Si sueles hacer el mismo trayecto siempre, tu peludo asociará por dónde debe ir y marcará el ritmo del camino. Es una buena táctica cambiar de vez en cuando este trayecto, así el perro irá pendiente de ti y no seguirá el camino aprendido.
¡Divertios juntos! Dedícale tu tiempo y tu cariño a tu fiel amigo. Disfruta de este tiempo juntos para jugar con él, estrechar lazos de amistad, relajaros y sobre todo fortalecer el vínculo que os une.
¿Tienes más preguntas sobre cómo enseñar a tu perro a pasear? Ven a vernos a nuestras tiendas Kiwoko y consulta con nuestro equipo de profesionales, ellos te informarán sobre cuestiones tales como qué correa es la más adecuada para tu mascota y encontrarás todo lo que necesitas para pasear junto a tu mejor amigo.
Etiquetas:
,