¿Cómo saber si un perro tiene fiebre?

Sí, al igual que las personas, los perros también pueden sufrir episodios de fiebre. Sin embargo, tienen sus propias particularidades. 

La temperatura corporal de los perros es diferente a la de los humanos. Es más, dentro de los propios animales, esta temperatura también difiere si se trata de un perro adulto o de un cachorro. Por tanto, ¿cómo saber si un perro tiene fiebre?

La temperatura corporal media de cualquier perro ronda los 38 grados centígrados. Los cachorros, por su parte, suelen tener esta temperatura un poco más baja, situándose en torno a los 34-36 grados centígrados. En las personas, en cambio, esta temperatura corporal normal puede oscilar entre los 36 y los 37 grados.

¿Cómo saber si un perro tiene fiebre?

Atendiendo a estos niveles de temperatura no resulta complicado responder a la pregunta: ¿cómo saber si mi perro tiene fiebre? 

Generalmente, el episodio de fiebre se da en los perros adultos cuando su temperatura corporal supera los 39 grados centígrados. Los valores de fiebre son normales entre los 39 y los 41 grados. Pero si supera esta última cifra, hay que acudir de forma urgente al veterinario para bajar la fiebre y averiguar cuáles son las posibles causas de la misma.

No obstante, hay que tener en cuenta que estos valores pueden cambiar en función de las circunstancias y características de cada perro. Ya no solo en lo que respecta a la edad, ya que el cuadro de fiebre también puede ser diferente en función de la raza del animal o de sus propias particularidades físicas.

En cualquier caso lo mejor será colocar en la zona rectal del perro un termómetro digital. En el mercado actual existen termómetros especiales para perros. Suelen ser más flexibles que los habituales para insertarlo mejor en esta zona del animal. Si el resultado de la medición se sitúa entre los 39,4 y los 40,6 grados centígrados, la fiebre es moderada. Por encima de estos valores nos encontraríamos ante un cuadro de fiebre alta.

Si la temperatura del animal supera los 41,5 grados se trataría de un episodio de fiebre grave. En este caso, habría que acudir con urgencia al veterinario. Será este especialista quien ofrezca las mejores pautas para el tratamiento del animal.

No obstante, hay que tener siempre en cuenta que la fiebre en el perro es un mecanismo de defensa. Una muestra física de que el sistema inmunológico del animal está actuando frente a los agentes patógenos.

Cachorros

Cabe ahora preguntarse cómo saber si un cachorro tiene fiebre. Ya hemos visto que la temperatura corporal media es sensiblemente inferior a la de los perros adultos. Además, en la mayoría de los perros, cuando tienen un mes de vida, esta temperatura corporal sube de los 34-36 a los 37 grados centígrados.

Es por esto que si la temperatura del cachorro se halla por encima de estos valores, es muy probable que el perro padezca un episodio de fiebre. Al igual que con los perros adultos, habrá que colocarle al cachorro un termómetro digital en la zona rectal.

¿Puedo saber si un perro tiene fiebre sin termómetro?

La forma más habitual de saber si mi perro tiene fiebre es colocando un termómetro en la zona rectal del animal. No obstante, si no tienes termómetro en ese momento, hay una serie de indicios que dan respuesta a cómo saber si un perro tiene fiebre sin termómetro.

En primer lugar, puedes tocarle la zona de las orejas, el vientre o las ingles. Si se encuentran muy calientes (o más de lo normal), es muy probable que el perro tenga fiebre. La nariz es también otra de las zonas que puede aparecer muy caliente o demasiado seca si el animal tiene fiebre.

Además, hay una serie de síntomas que puede presentar el perro y que son también indicativos de un estado de fiebre. Lo más habitual es que el animal tenga los ojos llorosos, jadee más de lo habitual, tenga escalofríos y su estado general sea de apatía. Por lo general también pasará durmiendo mucho más tiempo de lo normal, se sentirá débil y sin ganas de comer o salir a la calle a jugar o pasear.

En caso de que tu perro tenga un episodio de fiebre que persiste o bien que supera los 41 grados centígrados, te recomendamos acudir de forma urgente a una de nuestras clínicas veterinarias Kivet donde atenderán a tu perro cómo es debido.