Ejercicios de ausencia para acostumbrar a tu cachorro a estar solo

Los perros son animales extremadamente sociales, de ahí nuestro especial vínculo con ellos. Son animales con grandes sentimientos de manada o familia, por lo que estar solo no es una situación agradable para ellos y menos aún cuando son cachorros. Se pueden acostumbrar y tolerar unas horas, pero son felices en compañía... pero no siempre puede ser así.

Hoy vamos a tratar paso a paso como acostumbrar a tu cachorro a estar solo con unos ejercicios:

  1. Con elementos de distracción
  2. Sin elementos de distracción
  3. Salidas sin patrones ni rutinas

Una vez llegado el cachorro a casa deberás ir poco a poco para que entienda que pueda estar solo sin problemas ni estrés. Por normal general, cuando son cachorros van contigo a todos los lados: si vas a la cocina, ahí está. Si vas al dormitorio, ahí está, e incluso al baño. ¡Tú eres su seguridad y protección! Por esto tienes que hacerle ver que en casa está seguro y no pasa nada cuando no estás presente.

¡Toma nota a los siguientes ejercicios!

Ejercicio 1: Con elementos de distracción

Ofrécele un juguete nuevo o un snack para cachorro. Sal y entra en la habitación, dejándolo solo con el juguete o con el aperitivo. Aumenta los minutos de dejarlo solo en otra habitación cada día durante una semana.


Ejercicio 2: Sin elementos de distracción

En la siguiente semana, hay que incrementar la dificultad, esta vez sin juguetes ni snack. Simplemente sal de casa y entra. Igualmente, ve incrementando el tiempo fuera paulatinamente. Puedes hacerlo varias veces al día, así el cachorro entenderá que es normal que entres y salgas, y lo más importante para él ¡qué vuelves a casa! Si tu cachorro necesita una ayuda extra para estar tranquilo puedes recurrir a las feromonas sintéticas de apaciguamiento:


Ejercicio 3: Salidas sin patrones ni rutinas

Si en los anteriores ejercicios has ido incrementado el tiempo de las ausencias lo siguiente que tienes que hacer, es ser totalmente arbitrario. Salir a casa sin ninguna rutina ni tiempo definido. Una vez 8 minutos, otra 2, otra 15 minutos, etc.

También es importante que cambies las costumbres, por ejemplo bajar con chaqueta o sin chaqueta, con perfume o sin perfume... Los perros son muy inteligentes, y aunque parezca que no, “estudian” nuestro comportamiento.

El propósito de este ejercicio es que se acostumbren también a que podemos ser flexibles, y no siempre cumplir con una rutina o un comportamiento igual antes de irnos.

Finalmente, recuerda que tienes bajo responsabilidad a un cachorro, y hasta que no alcance los cuatro meses no es recomendable que no pase más de 2 horas solo en casa, para evitar estrés por separación, mal comportamiento, o accidentes en el hogar como tragarse algo o caerse. Espera a que tu pequeño sea más grande y gane seguridad para estar más tiempo solo.

Por último, es necesario repetir otra vez que un perro es un animal social, nunca se adaptará a periodos largos de soledad, podría enfermar, autoagredirse o destrozar la casa por estrés. Si vas a adoptar a un cachorro debes preguntarte siempre si dispones del tiempo para estar con él, o si una segunda persona podría hacerse cargo o prestarte ayuda a cuidarlo.

En tiendas Kiwoko y en Kiwoko.com tienes todo lo necesario para que tu cachorro se convierta en un perro sano, fuerte y feliz.