Consejos de adiestramiento para cachorros: Primeras lecciones

¿Te bloqueas a la hora de adiestrar a tu perro? ¡No te preocupes! El entrenamiento con refuerzo positivo es una experiencia de lo más gratificante para tu perro y para ti. Por naturaleza, tu mascota buscará tu aprobación, quiere complacerte (¡aunque siempre hay tiempo para las travesuras!). Pero no podrá hacerlo sin que antes le enseñes lo que esperas de él.

Durante la vida de tu perro tendrás tiempo de enseñarle a realizar todo tipo de trucos y habilidades. Hoy vamos a comenzar por las enseñanzas básicas que todo perro debe saber. ¿Empezamos?

Enseñar a tu cachorro a hacer sus necesidades fuera

Si tu cachorro pasa todo el tiempo en el interior, que le enseñes a hacer sus necesidades en un lugar preestablecido es una prioridad ¡por razones muy obvias! El entrenamiento de 'ir al baño' casi siempre supone una época de estrés, una especie de prueba de fuego por parte de los dueños. Si eres constante y paciente tendrá un final feliz.

Lo ideal es empezar cuando el perro es un cachorro de 3 a 4 meses de edad. Si son más pequeños no tienen aún suficiente control del intestino y la vejiga. Y si empiezas más tarde, es probable que el período de entrenamiento dure mucho más.

Sigue estos consejos para enseñar a tu perro a que vaya al baño:

  • Horarios de las comidas. La regularidad en el horario de las comidas es importante durante el entrenamiento para enseñarle a ir al baño. Si no es hora de la comida, la comida no debe estar disponible para el perro.


  • Salidas. Cuantas más oportunidades le des a tu cachorro mejor. Dentro de tus posibilidades, durante las primeras semanas de entrenamiento sal a primera hora de la mañana, y luego cada 60 a 90 minutos durante todo el día. Y también sácalo nada más despertarse de la siesta o cuando termine de comer.


  • Familiaridad. Intenta llevar a tu perro siempre al mismo sitio para que haga sus necesidades. Si tienes un lugar determinado de casa donde quieres que tu mascota haga sus necesidades, utiliza empapadores, reconocerá su olor y lo hará más fácilmente.


  • Compañía. Si lo sacas a un patio o un jardín, quédate con él hasta que haga sus necesidades, ¡no lo dejes solo hasta que lo haga por sí mismo!



Si necesitas más información, revisa nuestro post que ahonda más en detalle sobre este tema: ¿Cómo enseñar a tu cachorro a hacer pipí fuera de casa?

Órdenes básicas para tu perro

Todos sabemos que estar con un perro obediente es un placer y un perro desobediente puede llegar a ser una pesadilla. Como no queremos esto último hay que intentar que nuestro perro cumpla unos mínimos comandos básicos:

  • Sienta. Este comando básico te ayuda a mantener el control de tu perro y es un buen punto de partida, puedes leer más en: Adiestra a tu perro a sentarse.
  • Suelta. Esto enseña a tu perro a soltar instantáneamente lo que esté en su boca. (Podría salvar a su perro de daño si alguna vez coge algo peligroso o tóxico).
  • Quieto. Enseña a tu perro a permanecer quieto, tranquilo y en un solo lugar.
  • Ven. Enseña a su perro a acudir a la llamada inmediatamente a tu orden. Debes comenzar a enseñar este comando a tu cachorro tan pronto como reconozca su nombre.

Hazte con una buena correa y con algunos juguetes para incentivar el aprendizaje, el refuerzo positivo siempre es el mejor método.

Laura en Kiwoko TV te muestra como tener un perro educado y obediente a estos comandos básicos:

Después de aprender estas primeras lecciones de obediencia, tu perro se sentirá más feliz por complacerte y tú porque ganarás en su seguridad y buena comunicación.

Recuerda que en nuestras tiendas Kiwoko y en Kiwoko.com tienes todo lo que necesitas para empezar a entrenar a tu perro, desde correas a todo tipo de juguetes y premios. ¡Ven a vernos! o si lo prefieres puedes hacer tu pedido por vía telefónica.