¿Cómo limpiar los ojos de un gato?

La higiene de los gatos es su seña de identidad, así como su fascinante visión. El instinto depredador de estos animales hace que su visión sea muy valiosa, por lo que sus ojos deberán limpiarse con asiduidad. Si además estamos pendientes de la salud de su vista, podemos ahorrarles en un futuro problemas oculares más serios y más difíciles de tratar. 

Con ayuda de una gasa o de un disco de algodón humedecido con agua o suero fisiológico se pueden limpiar los ojos de nuestro gato como medida de higiene diaria. Es conveniente evitar bolas de algodón por ser un material cuyas partículas pueden acabar en el ojo del animal, siendo más perjudicial su higiene que beneficiosa. 

En el mercado hay infinidad de productos destinados a la limpieza de los ojos de los gatos pero, como siempre te recomendamos, lo mejor es acudir a un veterinario o especialista para que te explique mejor que nadie cómo limpiarle los ojos a un gato.

En esta guía te explicamos la mejor manera de cuidar y limpiar los ojos de tu gato para complementar su higiene y así evitarle cualquier infección ocular o problema más grave que pueda tener. De todas maneras, cualquier cambio en el estado de los ojos del gato que sea inusual es razón de peso para llevarlo al veterinario, donde le examinarán y determinarán si es algo grave o no.

¿Cómo quitarle las legañas a un gato?

Los ojos de los gatos suelen producir muchas legañas que terminan acumulándose en los extremos de los globos oculares. En principio, estas legañas son totalmente normales, al igual que las de las personas pero, si aparecen en grandes cantidades o con colores extraños, podría tratarse de una infección ocular

Si el propio gato no es capaz de eliminar con su higiene las legañas de sus ojos, se le puede echar una mano limpiando sus ojos. La limpieza ocular se deberá llevar a cabo dos veces por semana aunque, si el gato es braquicéfalo, lo ideal sería limpiarle los ojos todos los días ya que, por su fisionomía, tienden a acumular más suciedad que otros gatos en los ojos. 

Para proceder a la limpieza de ojos del gato, se deberá hacer con mucho cuidado, pues el gato se sentirá incómodo y hará todo lo que pueda para zafarse de tus brazos. Para ello, lo mejor es seguir nuestras indicaciones que, seguro, te facilitarán la tarea de limpiarle los ojos a tu gato:

  • Limita el movimiento de tu gato enrrollándole dentro de una toalla, evitando los movimientos bruscos y apretándole demasiado. 
  • Sujeta su cabeza para facilitar la limpieza de tu ojo, teniendo mucho cuidado con la presión que ejerces y teniendo en cuenta que el gato va a luchar para salir de esa situación. 
  • Humedece una gasa esterilizada o un disco de algodón con agua destilada, suero fisiológico o solución específica para la salud de los ojos del gato y limpia con mucho cuidado la parte exterior del ojo, nunca la interior, ya que puede ser más perjudicial que beneficioso. 
  • Evita a toda costa usar fibras de algodón y agua del grifo, pues el primero puede dejar partículas en el ojo del animal y el segundo le puede irritar o causar otra infección.
  • Utiliza una gasa o disco de algodón para cada ojo, nunca uses el mismo para ambos ojos, así evitarás que se pueda traspasar la infección de un ojo al otro que esté sano.
  • Terminada la limpieza, seca sus ojos con una toalla para eliminar cualquier resto de suero o solución que siga en ellos o en el resto de su pelaje. 
  • Dale una recompensa cuando hayas terminado con todo para que asocie la limpieza de sus ojos con ese premio y, poco a poco, sea más fácil seguir con la higiene de su visión.

Si lo que queremos saber es cómo limpiarle los ojos a un gato bebé, el procedimiento sería el mismo que con un gato adulto, salvo que habría que hacerlo de manera mucho más delicada. Lo bueno de hacerlo cuando son tan pequeños es que son más fáciles de acostumbrar y no tendrás muchos problemas en el futuro para seguir limpiándole los ojos a tu gato adulto.

¿Cómo limpiar los ojos de un gato con conjuntivitis?

Es muy fácil y común que un gato se contagie de conjuntivitis. Si tiene los ojos rojos, sus legañas son de un color diferente al habitual y tiene cada vez más, le lloran mucho los ojos y le cuesta dejarlos abiertos, probablemente tenga una infección o conjuntivitis y es necesario llevarlo al veterinario para que le recete el mejor medicamento para su infección, así como una limpieza posterior específica.

Tanto si su tratamiento se basa en gotas para los ojos o en pomada, el procedimiento para curarle sería prácticamente el mismo que cuando se le va a limpiar los ojos. Envuélvelo en una toalla para que no se mueva y sujétame la cabeza con cuidado para proceder con el tratamiento. Ten en cuenta que hay que seguir ese tratamiento los días prescritos por el veterinario, aunque se vea una mejora antes, así se evita que reaparezca la infección. E imprescindible utilizar para cada ojo una gasa distinta, para así evitar que la infección pueda pasar de un ojo a otro.

Para evitar que se contagie de esta u otras infecciones, estate pendiente de la higiene de tu gato de forma más constante y no se te olvide estar al día de sus vacunas. Prevenir es curar.

¿Con qué le puedo limpiar los ojos a mi gato?

Una higiene habitual es clave para evitar infecciones graves en los ojos de tu gato. Con unos sencillos pasos y muy pocos elementos se puede evitar el contagio de enfermedades oculares en tu gato. 

Ya sabes, con una gasa esterilizada, suero fisiológico o productos especializados podrás mantener limpios los ojos de los gatos para evitar infecciones y problemas futuros. Ayúdale con su limpieza diaria en las zonas más delicadas y mantén sano a tu gato. Estará a disgusto, ¡pero merecerá la pena!

Recuerda que tanto en las tiendas Kiwoko como en kiwoko.com puedes encontrar todo lo necesario para limpiar los ojos de tu gato. ¡También puedes hacer tu pedido vía telefónica!