Sudor de gatos: ¿los gatos sudan?

La temperatura exterior ha subido considerablemente y transpirar para regular la temperatura exterior es una reacción natural de muchos seres vivos, entre ellos los humanos. Los gatos, aunque no lo parezca porque no los ves cubiertos de sudor, también transpiran, pero lo hacen de una manera diferente a nosotros, ¿quieres saber cómo y por dónde lo hacen?

¿Por dónde sudan los gatos?

Los gatos tienen un tupido pelaje que puede soportar temperaturas de hasta cincuenta grados sin sufrir daño. Eso no significa que sean inmunes al calor. También conocen esa sensación, pero su cuerpo tiene diferentes mecanismos para poder soportarlo y regular su temperatura.

Las glándulas sudoríparas de los mininos son mucho menores en número que las de los humanos. Las nuestras cubren toda la superficie de la dermis, es decir, la totalidad de nuestro cuerpo. Las de los gatos se encuentran situadas en lugares muy concretos: la barbilla, los labios, el ano y las almohadillas de sus patas. Esta es una de las razones por las que es difícil ver a un gato sudar, y parte de la explicación por la que algunas personas siguen pensando, erróneamente, que los gatos no sudan.

Las razas sin pelo sudan más

Las razas de gatos que carecen de pelo, como el Sphynx o el Peterbald, son una excepción. Estos gatos tienen glándulas sudoríparas repartidas por todo su cuerpo y por lo tanto transpiran de manera general por toda su superficie, como los humanos.

¿Cómo sudan los gatos?

El mecanismo de sudoración de los gatos es el mismo que el de los humanos y otros animales. Cuando su cuerpo experimenta una subida de temperatura y tiene exceso de calor, su cerebro manda una señal a las glándulas sudoríparas para que se pongan en funcionamiento, comiencen a transpirar y liberen el sudor para refrescar el cuerpo y bajar su temperatura.

Además los gatos sudan en circunstancias similares a los humanos: Cuando tienen calor, sí, pero también cuando están nerviosos, tienen miedo, estrés o incluso, cuando están enfermos o realizan una actividad física intensa. Entonces, su temperatura corporal se incrementa y da comienzo al proceso de sudoración. 

¿Cómo saber si los gatos están sudando?

Existen diferentes maneras de detectar de manera directa si tu gato está sudando. El sudor que los gatos desprenden por las almohadillas dejará un rastro sobre cierto tipo de superficies por las que caminen o sobre las que apoyen sus patitas. Huellas húmedas que son fáciles de detectar y que indican que tu mascota está transpirando. Además, el sudor de los gatos desprende un olor específico, de carácter dulzón, que es fácilmente perceptible por los humanos. Una vez que se aprende a identificarlo es sencillo saber cuándo tu gato está sudando.

¿Qué hacen los gatos cuando tienen calor? 

Otra de las formas indirectas de percatarse de si tu gato está sudando es saber reconocer las actitudes y hábitos de tu mascota cuando tiene calor, dado que en estas circunstancias será mucho más probable que tu mascota esté transpirando.

El acicalamiento

A los gatos les encanta acicalarse. Adoran peinarse y lamerse el pelo o lavarse las patitas para mantener su higiene corporal. Sin embargo, el acicalamiento es también un mecanismo que han desarrollado y que está relacionado con el control de su temperatura. Es especialmente útil en las especies con denso pelaje. Cuando hace mucho calor y tu mascota se lame de manera cuidadosa las patitas y todo el cuerpo, puede ser un síntoma claro de que está pasando calor y probablemente sudando. La saliva al evaporarse contribuye a hacer descender su temperatura corporal y a que se refresquen.

El reposo prolongado

Otra actitud que también indica la posibilidad de que los gatos estén pasando calor, y por lo tanto de que aumentan las posibilidades de transpiración, es su mayor apatía. En los días especialmente calurosos, permanecen mucho más tiempo inactivos y en reposo. Les gusta estar tumbados a la sombra o en lugares frescos y no moverse demasiado. Esto es debido a que así su cuerpo trabaja menos y genera menos calor, con lo que su temperatura se regula más fácilmente.

Beber mucha agua

Una ingesta mayor de agua durante los días calurosos es absolutamente normal. Se debe a la necesidad de hidratarse y a que es una manera estupenda de disminuir la temperatura interior del animal y refrescarse. Si observas que tu gato está bebiendo mucho más de lo normal en un día muy caluroso, las posibilidades de que esté sudando también son muchas.

Jadear

El jadeo es un mecanismo que los gatos comparten con otros animales, como los perros, a la hora de refrescarse. Permite que el calor de su tórax salga a través de su boca y se refresque con la humedad de sus mucosas. No es sin embargo un mecanismo habitual en los felinos, dado que su actividad física es mucho menor que en los perros y cuando se produce es porque sufren una temperatura realmente elevada.

En Kiwoko y en todas nuestras tiendas físicas puedes encontrar todo tipo de artículos para combatir el calor que sufre tu gato.