Mascotas en el transporte público

De un tiempo a esta parte estamos siendo testigos de cómo las mascotas son cada vez más reconocidas en la sociedad española, logrando desde una mayor protección legal hasta un mejor acceso a comercios y a diferentes medios de transporte público, como ya ocurre en otros países europeos.

Así que, si quieres llevar contigo a tu perro o a tu gato cuando viajas en transporte público, no puedes perderte este post, donde te contaremos la normativa que se aplica para viajar con mascotas en transporte público.

Mascotas en el metro

Para viajar con tu mascota en el metro debes cumplir una serie de requisitos, además tener en cuenta que esta normativa puede variar en función de la región en la que te encuentres. 

¿Se pueden llevar perros en el metro?

Sí, especialmente si se trata de un perro-guía que acompaña a una persona invidente o bien se encuentra en una fase de adiestramiento, además de aquellos que son entrenados para asistir a otro tipo de personas discapacitadas, sin límites de horario en cualquiera de estos casos. Una medida contemplada en las normas del metro de Madrid, Barcelona, Bilbao, Sevilla, Granada, Málaga, Palma de Mallorca y Valencia, que además permite el acceso de los perros que acompañan a las fuerzas de seguridad. 

Si no es de asistencia, tu perro también puede ir contigo en el metro pero solo en el de Madrid, Barcelona, Bilbao, Valencia, Granada y Málaga. En líneas generales, solo se autoriza el acceso de un perro por viajero y el animal debe ir correctamente identificado a través del microchip

Por otro lado, puedes acceder con tu perro en el metro de Madrid de lunes a viernes excepto de 7:30 a 9:30 horas, de 14 a 16 horas y de 18 a 20 horas. Sin embargo, tenéis acceso libre durante todos los fines de semana del año, en festivos y durante los meses de julio y agosto. A su vez, esta limitación horaria varía en función del metro, como en el de Barcelona, donde un perro no puede acceder por la tarde en horario de 17 a 19 horas. Pese a todo, su acceso en diferentes metros como el de Madrid, Barcelona, Bilbao, Granada y Málaga puede verse limitado en caso de aglomeración o por cuestiones de seguridad

En líneas generales, para viajar con tu perro en el metro tienes que situarte en el último vagón, a excepción de la línea 1 de Metro Ligero de Madrid, donde tenéis que situaros en los vagones centrales. En cualquiera de los casos, el animal no puede ocupar los asientos y debe llevar bozal, además de ir sujeto con una correa extensible que no supere los 50 centímetros de longitud. Por su parte, en el metro de Valencia y de Málaga el perro debe ir en un transportín mientras que en el metro de Bilbao el animal puede ir en brazos de su dueño siempre que no entre en contacto con el suelo. Además, en el caso del metro de Barcelona los menores de 18 años no podrán llevar perros considerados potencialmente peligrosos según la normativa vigente, los cuales están directamente prohibidos en el metro de Bilbao, Granada y Málaga. 

Durante el trayecto en metro, sea cual sea, el viajero que lleva al perro es el único responsable de la integridad del animal y debe vigilar que este no cause molestias a las personas ni desperfectos en las instalaciones.

Con todo, el perro puede utilizar los ascensores en metros como el de Madrid y Barcelona siempre que no obstaculice sus puertas. Sin embargo, de ningún modo puede hacer uso de las escaleras mecánicas o los pasillos rodantes.

¿Se pueden llevar gatos en el metro?

En el metro de Madrid, Bilbao, Valencia, Granada y Málaga se permite el acceso de pequeños animales domésticos, como los gatos, siempre que vayan en un receptáculo idóneo y que no resulten molestos ni peligrosos para el resto de viajeros.

Otras mascotas en el metro

De igual forma, el metro de Madrid, Granada y Málaga sí que permite el acceso de pequeños animales domésticos como pájaros y roedores siempre que cumplan los mismos requisitos que se imponen para viajar con un gato, es decir, que vayan en sus respectivos receptáculos y que no resulten ni molestos ni peligrosos para el resto de viajeros.

Mascotas en el autobús urbano

Al igual que ocurre con el metro, la opción de viajar con una mascota en un autobús urbano es posible en diferentes localizaciones de España. Sin embargo, los requisitos varían en función de la zona.

¿Se pueden llevar perros en el autobús urbano?

El reglamento de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) de Madrid permite viajar con perro en autobús urbano siempre que el animal vaya en su correspondiente transportín, al igual que pasa en Barcelona. 

Con todo, la EMT de Madrid permite el acceso de perros por su propio pie en caso de tratarse de un perro-guía o de contar con una tarjeta específica de autorización expedida por la propia EMT. En dicho caso, el animal, puesto que solo se permite uno por vehículo, debe viajar con bozal y sujeto a una correa, situándose bajo el asiento que ocupe su propietario. 

Y en cuanto al horario de acceso, los perros pueden ir en un autobús urbano durante todos los días de la semana a excepción de los tramos comprendidos entre las 7:30 y las 9 horas y entre las 16:30 y las 19 horas de los días laborables.

Por su parte, la EMT de Valencia también permite el acceso de perros a los autobuses urbanos. Para ello, es necesario disponer de un carnet acreditativo de la EMT para mascotas y meter al perro en un transportín de medidas específicas que, además, llevarás en tu regazo o en tus pies. 

Otras ciudades que permiten el acceso de perros en sus autobuses urbanos son Donostia-San Sebastián, mientras el animal no supere el tamaño del asiento; Cartagena, donde el animal tiene que llevar bozal; Fuengirola, a excepción de las hembras en celo y los perros considerados como potencialmente peligrosos y Palma de Mallorca, que permite viajar a los perros que no sean considerados potencialmente peligrosos sin el uso de transportín por 30 centímetros de euro, entre otras urbes donde también pueden exigir la cartilla sanitaria expedida por el veterinario o un límite de peso para llevar al animal en el transportín.

¿Se pueden llevar gatos en el autobús urbano?

La EMT de Madrid permite viajar con pequeños animales de compañía, entre los que se encuentran los gatos, siempre que vayan dentro de un transportín adecuado y que no supongan una molestia, por olor o ruido, o un peligro para el resto de viajeros. Normativa que también contempla la red de transportes metropolitanos de Barcelona.

En el caso de la EMT de Valencia, se exige el mismo requisito que para viajar con un perro en un autobús urbano, es decir, contar con el carnet EMT Mascota pertinente y llevar al minino en un transportín.

Y en líneas generales, esta norma también se aplica en los autobuses urbanos de diferentes provincias españolas, haciendo especial hincapié en que el gato pese menos de 10 kilogramos, además de que el transportín en el que vaya esté homologado, que cuente con un cierre seguro y que esté debidamente acondicionado con un fondo impermeable por si hace sus necesidades, entre otros requisitos.

Otras mascotas en autobuses urbanos

Por su parte, también se permite viajar con otros animales domésticos en los autobuses urbanos siempre que puedan ir en su correspondiente receptáculo

Mascotas en autobuses interurbanos

El artículo 11 del Reglamento General de Circulación indica que los autobuses interurbanos no deben permitir que los animales de compañía vayan junto a las personas a excepción de los perros de asistencia. Pese a ello, cada compañía tiene cierto margen de maniobra a la hora de establecer sus propias condiciones a este respecto.

¿Se puede viajar con perros o gatos en autocares ALSA y otras empresas?

En el caso de ALSA, esta compañía se ha comprometido junto a la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV) y al Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) a impulsar acciones de mejora en las condiciones de viaje de las mascotas en su flota de autobuses.

Por ello, los autocares ALSA admiten un máximo de una mascota (sea perro, gato, ave, hurón…) por servicio, siempre que cumpla una serie de requisitos: tener más de un año de edad, no pesar más de 10 kilogramos, estar identificada con un microchip, contar con la cartilla sanitaria que acredite tanto sus vacunas como sus desparasitaciones y que no esté preñada. A su vez, dicho animal puede viajar dentro de un transportín o en la bodega del vehículo

De igual forma, otras empresas como AVANZA permiten viajar con mascotas contratando este servicio mediante el abono de la tarifa correspondiente. Dicha mascota tiene que ir en un transportín homologado y viajar en el maletero del autobús, salvo aquellas que acompañan a personas invidentes o que prestan apoyo a personas con trastornos diabéticos o epilépticos, que pueden viajar en la propia cabina del autobús. 

Por el contrario, algunas compañías son más restrictivas, como es el caso de FLIXBUS, que en principio excluye el transporte de perros y de otros animales en sus autobuses de larga distancia, a excepción de los perros-guía y de asistencia y también de aquellos animales que viajen en un receptáculo cuyas medidas correspondan al tamaño del equipaje de mano permitido.

Recuerda que en las tiendas Kiwoko y en kiwoko.com o en nuestra App encontrarás todos los productos que necesitas si planeas viajar con tu mascota en transporte público.