Bozales

7 Resultados
Company Of Animals
11.49€ - 20.39€
TK-Pet
3.25€ - 4.59€
Nayeco
3.88€ - 4.99€

Bozales para perros

A nadie le gusta la idea de ponerle un bozal a su perro, pero en ocasiones es inevitable y muchos perros son susceptibles de tener que llevar un bozal en algún momento de sus vidas. Por lo tanto, es recomendable conocer qué tipo de bozales existen en el mercado y saber cómo elegir el más adecuado para tu mascota. Así evitarás que este accesorio le cause malestar, estrés o ansiedad.

¿Cómo elegir un bozal para mi perro?

Elegir el bozal más indicado para tu perro puede ser más complicado de lo que parece. Recuerda que una mala elección no solo puede poner en peligro la seguridad de otros perros o personas, sino también la de tu propio perro y su salud. Para asegurarte de que eliges correctamente, existen diversos aspectos a tener en cuenta:

  • La razón por la que debes hacerte con uno: por su seguridad, para ir al veterinario, porque la ley así lo indica… 
  • Su tamaño: los bozales suelen venir en diferentes tallas y formas. El bozal debe ser cómodo, sin que le apriete ni roce, dejándole respirar y jadear.
  • Su seguridad, para evitar que tu perro pueda quitárselo con las patas.
  • La durabilidad y resistencia del material del que está hecho.
  • Fácil de poner y sacar.
  • Fácil de limpiar, antialérgico y antibacteriano.

Como último apunte, recuerda que un bozal nunca debe considerarse como un accesorio de castigo, sino como uno de seguridad de uso ocasional. De ti dependerá que se habitúe a llevar el bozal cuando le toque y no lo perciba como algo desagradable.

Tipos de bozales para perros

Existen diversos tipos de bozales, pero no todos sirven para cualquier perro ni para cualquier ocasión. Desde Kiwoko te ayudamos a descubrir cuál de ellos se adapta más a las necesidades de tu amigo peludo.

Bozal para perro grande

El bozal tipo cesta es el ideal para los perros más grandes y aquellos dentro del grupo PPP (perros potencialmente peligrosos). Estos bozales, a pesar de su apariencia agresiva, son los más cómodos, ya que cumplen con el objetivo principal (impedir que puedan morder) y al mismo tiempo puede permitirles jadear, beber y comer. La mayoría son fáciles de limpiar, puesto que el perro lo puede dejar baboseado después de un largo día.

Bozal de tela

Este tipo de bozal solo se debe utilizar en situaciones muy concretas, que no supongan una gran actividad física para tu perro (por ejemplo, para ir a la peluquería canina) y siempre bajo constante supervisión. Los bozales de tela no permiten jadear, beber o comer y tienen que ir poco apretados al hocico para evitar irritaciones. Lo bueno de estos bozales es que se ajustan tanto a hocicos largos como cortos.

Bozal anti ingestas 

Ya sea porque tiene problemas de estómago o porque es muy curioso y glotón, un bozal anti ingestas puede evitar que tu perro coma algo del suelo que no le siente bien y acabe enfermo. Estos bozales, más discretos que los de cesta, contienen una red elástica que se ajusta al hocico y le permiten jadear, olfatear y beber mientras dais un paseo. 

Bozal para galgos

Los galgos poseen una particular cabeza estrecha que hace que puedan deshacerse de bozales que no estén especialmente pensados para ellos. Por eso, es importante encontrar un bozal adecuado a su anatomía y al tamaño de su hocico. Además, es posible encontrar bozales ligeros, holgados y resistentes diseñados para aquellos galgos que entrenan en canódromos de competición.