Viajar en barco con perro: nuestros consejos

Si tienes un perro, seguramente te guste vivir a su lado todos los buenos momentos, disfrutando cuando él lo hace y creando recuerdos en lugares nuevos. A la hora de viajar con mascotas no solo hay que tener en cuenta el alojamiento, sino también el transporte. El barco es uno de los medios de transporte por excelencia y el preferido de muchos. Por ello, si te estás preguntando si puedes vivir esta experiencia con tu perro, te resolvemos todas tus dudas.

Viajar en barco con perro, ¿una buena idea?

Quizá estás planeando tus vacaciones de verano y quieras llevarte a tu mascota contigo, bien porque no te guste dejar a tu perro solo en casa y en segundo lugar porque quieras vivir esta experiencia con él. Lo primero que hay que aclarar es que no es una mala idea viajar en barco con perro. Lo único que hay que hacer es planear bien el viaje y tener en cuenta todas las recomendaciones necesarias para que tu perro pueda viajar y para que lo haga de una forma cómoda que no le cause ningún malestar.

Viajando con tu perro evitarás que este sufra el síndrome de ansiedad por separación. Este tipo de trastorno lo sufren el 40% de los perros. Entre sus síntomas se encuentran los ladridos excesivos, el comportamiento destructivo, los vómitos o dejar de comer.

Consejos para llevar a tu perro en un barco

Para llevar a tu perro en barco a tus vacaciones en primer lugar tendrás que tener en cuenta la normativa de la compañía con la que vayas a viajar. No existe una ley general para el transporte de mascotas en barcos, sino que cada compañía marca sus propias normas. Para poder viajar en barco con tu perro, lo normal es que tengas que sacarle a tu mascota una tarjeta de embarque

Además, el perro tendrá que estar durante todo el viaje en un transportín proporcionado por la compañía o en una jaula destinada a este uso. Por otra parte, a la hora de subir y de bajar del barco, el animal tendrá que estar atado con correa, para evitar que entorpezca el paso de las personas o que cause algún accidente. Además, por este mismo motivo, si viajas en barco con perro tendrás que esperar hasta que el resto de pasajeros salgan para poder hacerlo tú.

En algunas compañías, se permite que el perro permanezca con su dueño en cabina, dependiendo del peso de este. Cuando esto no sea así, el lugar en el que se instalen los animales estará perfectamente ventilado y tendrá una temperatura adecuada para que el viaje sea lo menos frustrante posible para tu mascota. Además, si te sientes intranquilo y quieres saber cómo se encuentra tu perro, lo normal es que puedas ir a visitarlo en los periodos fijados.

Viajar en ferri con tu perro

Al igual que en el resto de embarcaciones, cada ferri tiene un tipo de normativa fijada por la compañía. De esta manera, existen ferris que aceptan la entrada de perros y otro tipo de mascotas y otros en los que el acceso de animales queda terminantemente prohibido, a menos que sean perros guías.

¿Me puedo ir de crucero con perro?

En el caso de los cruceros, lo normal es que no se permita la entrada de animales en la embarcación. Sin embargo, existen algunas excepciones en los llamados cruceros pet-friendly. En estos casos, las mascotas deben estar en una zona especial y no pueden estar con los dueños en sus camarotes. Estas zonas son lo suficientemente amplias para que las mascotas puedan caminar con tranquilidad, hacer sus necesidades y jugar. 

Los dueños pueden visitarlos con la compañía de un miembro de la tripulación y en los horarios establecidos. En otras compañías sí se admite la entrada de los perros a los camarotes y pueden permanecer en sus propios transportines siempre que estén dentro de un determinado peso y tamaño. Sin embargo, está prohibido su acceso a las zonas comunes.

En los casos en los que se prohíbe la entrada de animales a los cruceros es, entre otros motivos, por razones de higiene. Además, pueden causar daños a otros pasajeros, ya sea lastimándolos con mordeduras o provocándoles síntomas molestos de alergias. Por último, el motivo principal por el que se suele prohibir la entrada de perros en los cruceros es por la diferencia existente entre la legislación de un país a otro. De este modo, puede que el país de destino no permita la entrada de perros o que lo haga bajo unos requisitos muy estrictos.

¿Los perros se marean en barco?

De la misma manera que los seres humanos, los perros pueden marearse al viajar en barco. Esto dependerá del animal y del momento en el que se encuentre a la hora de viajar, siendo algunos más propensos que otros a sufrir mareos. Puedes comprobar que tu perro está mareado si ves que saliva en exceso, vomita o hace sus necesidades.

Sin embargo, existen algunos consejos para viajar en barco con tu perro y que no se maree. El primero de ellos es similar al de las personas: administrar medicación para el mareo. Esta no es la misma que la que se utiliza para seres humanos y debe recetarla un veterinario. Este fijará la dosis dependiendo del peso de tu mascota y de otros factores. Además, también es aconsejable que no le des de comer antes de subir al barco, disminuyendo así el riesgo de mareo.

Etiquetas:
,