Trucos infalibles para construir una gran amistad entre tu perro y tú

Si quieres tener un lazo de amistad fuerte con tu mascota y lograr una conexión con tu perro, sigue estos consejos que te ayudarán a construir una relación de amistad para toda la vida.

Consejos para tener una amistad duradera con tu perro

Dedícale tiempo

Nada sólido se puede construir en poco tiempo. La base de una buena relación en gran parte se debe al tiempo (de calidad) juntos. Así que debes reservar un rato diario a estar con tu mascota: dar un paseo, jugar, o simplemente practicar ejercicio juntos será suficiente.


Siempre adiestramiento positivo

El respeto hacia los animales es fundamental, por lo que el castigo o el abuso hacia ellos está totalmente prohibido como canal o vía de aprendizaje.  Para que tu perro sea un miembro más de la familia deberás crear una dinámica de entrenamiento basado en la recompensa y el adiestramiento positivo. Así fortalecerás los buenos comportamientos e irán desapareciendo los malos. Si tienes problemas con situaciones concretas no dudes es visitar a un etólogo o adiestrador canino.


Añade algún cambio

La monotonía en el día a día también deteriora la calidad de vida de las mascotas, por lo que intenta cambiar los trayectos de los paseos y las salidas. Cambia su premio por otro con distinto sabor o textura. Ofrécele juegos y juguetes distintos cada cierto tiempo. Estos cambios o variaciones mantendrán a tu perro contento y acabará con su aburrimiento.


Alábalo también de adulto

Cuando son cachorros y extremadamente adorables, se suele sobrerecompensar cada cosa que hacen bien. A medida que crecen y se hacen adultos se da por hecho que ya lo han aprendido y no es necesario esa acaricia o pequeño snack como premio. No abandones la costumbre de alabarlo aun cuando sea adulto o sénior. Este gesto fortalecerá siempre estas buenas acciones y tu perro se sentirá feliz.


Dale la posibilidad de elección

Permite que tu perro tenga libertad de hacer lo que quiera. Los perros como cualquier otro animal, tiene gustos y preferencias. A veces le puede apetecer una cosa u otra. Tener una mascota doméstica u otro animal, no es sinónimo de estar constantemente bajo la tutela o las directrices de un humano.

En el caso de los perros, permite que sea el quien elija donde ir a pasear, que marque el ritmo, o no le obligues a ponerse el jersey de invierno si lo detesta.

Finalmente, recuerda que cada perro es distinto, el dueño debe ser compresivo, amoroso y ofrecerle una vida plena donde él también pueda dar su opinión.

Como consejo final, quizás no con palabras, pero simplemente si prestas atención a tu mascota sabrás lo que quiere y lo que no por su lenguaje no-verbal. Y con paciencia, él también sabrá qué necesitas y cómo te encuentras. Llegado a ese punto de comunicación, empezará vuestra amistad.

Etiquetas:
,