Perro lobo checoslovaco: Consejos, cuidados y características

Nombre: Perro lobo checoslovaco
Origen: Checoslovaquia
Esperanza de vida: 13-16 años
Colores: Gris, gris plateado, gris amarillento
Pelo: Fuerte y recto
Tamaño: Grande
Altura: 65-75 cm
Peso: 27-34 kg
Temperamento: Fuerte, activo, curioso, desconfiado
Necesidades: Buen desarrollo mental y físico
Aptitudes: Instinto de manada

Origen del perro lobo checoslovaco

El perro lobo checoslovaco es una raza muy reciente, motivo por el que muchas personas no conocen sus características y cuidados particulares. La raza nace de un cruce entre perros pastores alemanes y lobos de los Cárpatos. Aparecen en 1955 en Checoslovaquia, como parte de un experimento cuyo objetivo era comprobar si era posible un cruce entre perros y lobos con descendencia.

Tipos de pastor checoslovaco

El pastor lobo checoslovaco es una raza única con ciertos parecidos al resto de perros pastores y al lobo. Tiene un pelaje grisáceo, el cual varía desde un tono amarillento hasta un precioso pelo plateado.

Carácter y comportamiento del perro lobo checoslovaco

No hay que olvidar que esta raza es una subespecie de los lobos, lo que hace que parte de su personalidad sea muy parecida a la de estos animales. Tiene un carácter fuerte que requiere de una persona a su lado con experiencia en el adiestramiento de perros. Es difícil de educar en las manos equivocadas y, ciertamente, una educación correcta es clave en su desarrollo.

Es una raza muy leal, por lo que responderá ante ti y tendrá un gran apego contigo. Sin embargo, no será así con el resto de personas. 

Consejos de adiestramiento y educación

Dado su origen, son perros muy desconfiados, valientes y activos. Es normal que estén en alerta constante con otras personas o perros, dado su instinto cazador. Esto hace que desarrollar su socialización desde pequeño sea una necesidad imperante. De lo contrario, pueden mostrarse agresivos. Sin embargo, propiciando un buen desarrollo social con otros animales y personas no deberían causar problemas.

Trucos y productos para el día a día

Como hemos mencionado anteriormente, es muy importante proporcionarle al perro lobo checoslovaco una educación correcta que le permita desarrollarse adecuadamente. Se recomienda el adiestramiento en positivo con herramientas como el clicker.

Cómo mantener activo y feliz a un perro lobo checoslovaco

Dado que es un perro muy activo, el perro lobo checoslovaco necesita pasar tiempo en el exterior, en lugares en los que pueda correr y jugar sin ningún tipo de peligro. Esto hace que sea más recomendable para una casa con jardín que para un piso. Asimismo, se deben combinar los paseos con juegos que lo estimulen mental y físicamente.

¿Cómo alimentar a un perro lobo checoslovaco en función de su edad?

Etapa de cachorro

Durante el destete, habrá que introducir la comida húmeda al cachorro. Poco a poco, deberá empezar a comer pienso. Es importante que esté formulado específicamente para cachorros, ya que estos tienen los nutrientes que necesita para poder crecer saludablemente. Hasta los 3 meses, lo ideal es alimentarlo hasta 4 veces al día. Cuando el animal haya alcanzado los 6 meses de edad, podemos reducir la ingesta a 3 raciones diarias.

Etapa adulta

A partir del año de edad el perro se considerará adulto, por lo que se debe de cambiar el pienso. También se puede proceder a una alimentación basada en comida casera. Sin embargo, es importante acudir al veterinario para que este te informe sobre cómo hacerlo. En cualquier caso, dada su propensión a sufrir displasia de cadera, una de las mejores opciones es ofrecerle un pienso que cuide sus articulaciones.

Etapa senior

A la edad de 8 años el perro ya se considera anciano. Por ello, el pienso debe ser específico para la etapa ‘senior’. En cuanto a las tomas, es recomendable reducirlas paulatinamente a dos diarias. Igualmente, y dada la tendencia al sedentarismo que sufren los perros al llegar a esta edad, conviene que su alimento proporcione una cantidad equilibrada de calorías para evitar el sobrepeso, que también repercute en la displasia de cadera anteriormente mencionada.

Salud del pastor checoslovaco

Patologías de salud típicas en esta raza

Respecto a las patologías que suele sufrir esta raza de perro, es muy común que el perro lobo checoslovaco sufra displasia de cadera y codo, debido a su cruce con pastor alemán, lo que puede derivar en artrosis.

Esta enfermedad es hereditaria y degenerativa y puede representarse desde cachorro. Los síntomas más comunes son dificultad para sentarse o para subir escaleras y un cojeo repentino en el animal.

Cómo prevenir las patologías anteriores

Como hemos comentado, la displasia es una enfermedad hereditaria. Sin embargo, hay ciertos factores de riesgo que pueden fomentar su desarrollo. Entre ellos está el sobrepeso, la inactividad o el entrenamiento excesivo. Así, es importante alimentar con comida de calidad al perro lobo checoslovaco y no sobrepasarse con las raciones. Al mismo tiempo hay que entrenarlo físicamente con paseos y juegos.

Cuidados de un perro lobo checoslovaco

Pelo

El pelo del perro lobo checoslovaco no necesita demasiados cuidados. Tan solo es necesario cepillarlo semanalmente y llevar a rajatabla la higiene.

Piel

En cuanto a la piel, también es importante una higiene adecuada y utilizar un champú que sea específico para su tipo de pelo.

Ojos y oídos

En lo que refiere a los oídos, habrá que tener cuidado a la hora de lavar al animal, puesto que el agua puede causar ciertas infecciones. Además, las visitas rutinarias al veterinario son muy importantes para poder asegurar que sus oídos se encuentran en perfectas condiciones.

Respecto a los ojos, habrá que retirar las legañas con toallitas especiales y mantener sus ojos limpios tras los paseos diarios.

Adopción de un perro lobo

Es crucial que quien adopte a un perro lobo checoslovaco sea una persona experimentada que haya tenido formación en adiestramiento y experiencia previa con otros perros. Debido a su relación con el lobo, tiene un carácter difícil de adiestrar que puede causar problemas con otras personas o niños.

Si, aún con todo, estás dispuesto a afrontar el reto de educar a un perro lobo checoslovaco para que se convierta en el mejor compañero que puedas imaginar, tienes la posibilidad de adoptarlo a través de la web Kiwoko Adopta, donde podrás encontrarlos en función de la edad, el tamaño y hasta de la provincia donde esté disponible.

Ahora que ya sabes un poco más sobre las necesidades del perro lobo checoslovaco, no olvides que en nuestras tiendas Kiwoko y en www.kiwoko.com tenemos todo lo que necesitas para el cuidado de esta raza de perro.