Cane Corso: Consejos, cuidados y características

Nombre: Cane Corso
Origen: Italia
Esperanza de vida: 10 - 14 años
Colores: Negro, atigrado, gris
Pelo: Corto, brillante
Tamaño: Grande
Altura: Hasta 70 cm
Peso: Hasta 100 kg
Temperamento: Equilibrado, protector
Necesidades: Alimentación específica para el cuidado de su cadera y de las afecciones que puede sufrir en la piel, proporcionarle ejercicio físico
Aptitudes: Perro de caza, guardián, vigilancia
Perfecto para: Familias con niños y otros animales

La raza de perro Cane Corso pertenece al grupo de los molosos, que destacan por ser imponentes a simple vista dada la densidad muscular que tienen. Pese a ser tan grandes e intimidantes, también resultan ser muy equilibrados en términos emocionales, mostrándose seguros de sí mismos y cuidadosos con la familia, sobre todo con los niños. Sin embargo, es un perro grande con significativas reservas de energía que, de no ser liberada con suficiente actividad física, pueden romper con dicho equilibrio.

Origen del Cane Corso o Mastín Italiano

Tal y como su nombre lo indica, el Mastín Italiano tiene su origen en territorios de Italia, en la época del antiguo imperio romano. De hecho, esta raza desciende del Canis Pugnax, que era básicamente un perro de guerra enviado incluso a primera línea con los militares romanos.

Sin embargo, no fue hasta el siglo XVI cuando se hicieron los primeros registros del perro Cane Corso, y se usaba para múltiples actividades, como la caza de jabalíes o el resguardo de granjas y corrales. No es coincidencia que Corso signifique robusto, imponente, fuerte y/o potente; mientras que otros especialistas asocian el significado a la palabra griega Kórtos cuya acepción gira en torno a la vigilancia de personas y animales, o al latín Cohors que significa guardián.

Carácter del Mastín Italiano

Ver un Cane Corso de carácter disperso y tímido es ver una imitación barata de esta raza. Durante siglos, los criadores de estos hermosos perros han buscado (y conseguido) un temperamento muy concreto: un carácter emocionalmente equilibrado, protector y sumamente cuidadoso con sus familiares o con los animales que resguarda.

A pesar de su imponencia natural, y a diferencia de otros perros molosos, la raza Cane Corso presta mucha atención a sus propios movimientos para proteger a los niños y cachorros para evitar causarles daño involuntariamente. Y es que su carácter está igualmente marcado por una mezcla entre la paciencia y el cuidado, que también lo llevan a ser un buen perro guardián.

Salud y cuidados de un Cane Corso

Lamentablemente, hay al menos una decena de problemas de salud a los que el Mastín Italiano es propenso, entre ellos la displasia de cadera o dificultades respiratorias. No obstante, con una adecuada alimentación y revisiones veterinarias periódicas, estos perros pueden vivir entre 10 y 14 años sin mayores complicaciones.

Por otro lado, hay tres aspectos importantes que deben tenerse en cuenta para el óptimo cuidado de los Cane Corso:

  • Aunque es grueso, el pelaje se compone de un manto fino, por lo que es sensible a las callosidades y las inclemencias del entorno. No se recomienda que viva en exteriores. La ventaja es que basta con un cepillado semanal y un baño al mes o cada tres meses.
  • Si tienes poco tiempo para pasear a tu perro y ayudarle con el ejercicio, esta raza no es para ti, dado que necesita al menos dos o tres paseos al día acompañados de actividad física que ayude a saciar su carácter atlético y enérgico.
  • El Mastín Italiano cachorro puede padecer brotes de sarna demodex, por lo que requieren atención especial a este problema durante sus primeras semanas de vida.

Cómo alimentar a un Mastín Italiano según su edad

Mastín Italiano cachorro

El Cane Corso cachorro debe mantenerse alimentado con la leche materna durante al menos las primeras 8 semanas de edad, por lo que no es recomendable su adopción antes de este tiempo.

Una vez que llega el momento de destetar al cachorro, se deben preparar los jugos gástricos con probióticos para evitar problemas digestivos con sus primeras comidas sólidas. Es recomendable que estas sean trituradas con un picador de alimentos para que las puedan masticar más fácilmente y ayudarles con su digestión.

Mastín Italiano adulto

Una de las mejores formas de alimentar a los adultos de Cane Corso es mediante dietas naturales crudas a base de carne, pescado, verduras e incluso aceites. En este caso, se pueden mezclar comidas trituradas con huesos carnosos y trozos de pollo.

Es indispensable informarse detalladamente para aprender a preparar estos alimentos de forma que sean bajos en grasas y que los nutrientes estén bien equilibrados con grandes cargas proteicas. Además, en la edad adulta la raza Cane Corso debe ser alimentada con dos comidas al día.

Otro punto a tener en cuenta es que el alimento que se le ofrezca a un Cane Corso debe promover el cuidado de su piel y también de sus articulaciones y huesos dada la propensión que tiene esta raza de perro a sufrir afecciones como la sarna o la displasia de cadera.

Cane Corso en adopción, una apuesta responsable

Buscar un Cane Corso en adopción no es algo que se pueda tomar a la ligera, ya que se trata de una apuesta que demanda mucha responsabilidad y paciencia por parte de todos los integrantes de la familia.

La alimentación y actividad física son los principales asuntos que deben ser atendidos con tiempo y dedicación. El Mastín Italiano requiere más tiempo que otras razas a la hora de liberar su energía para evitar el estrés, la acumulación de grasas y para ayudar a mantener su complexión natural, que destaca por ser fuerte y musculosa.

Por último, no olvides que en la web “Adopta” de Kiwoko podrás encontrar a un Cane Corso que necesite ser adoptado en diferentes provincias a lo largo de España. ¡No te arrepentirás de elegir a esta raza de perro como tu compañero de vida!

En tiendas Kiwoko y en www.kiwoko.com encontrarás todo lo que necesita tu Cane Corso. ¡Conoce más consejos sobre esta y otras razas en nuestro blog!