Malta

7 Resultados
Gimpet
5.09€ - 8.79€

Malta para gatos


La malta para gatos es una pasta que contribuye a facilitar la digestión y también la evacuación de las bolas de pelo que se pueden formar y atascar en el aparato digestivo del felino tras lamerse durante su hábito de aseo. Además, también ayuda a mejorar su sistema inmune y su microflora intestinal.


¿Qué es la crema de malta?


La crema de malta es una pasta de color miel y textura densa hecha a base de extracto de malta, aceites y grasas vegetales, fibra, derivados lácteos y levadura, entre otros ingredientes.

Se trata de un suplemento natural que sirve para mejorar el tránsito intestinal de los gatos, y más teniendo en cuenta que durante su aseo diario los felinos llegan a ingerir grandes cantidades de pelo muerto. 

Estas formaciones de pelo a su vez pueden generar bolas llamadas tricobezoares, que se pueden atascar en el aparato digestivo, provocando desde falta de apetito a vómitos, pasando por otros síntomas como tos, estreñimiento, dolor estomacal, pérdida de peso, diarrea, fiebre, decaimiento general, deshidratación y dificultad respiratoria.

El riesgo que implican estas formaciones de bolas de pelo es que, de no expulsarlas, el felino puede sufrir afecciones como la gastritis y la colitis, una dolencia intestinal producida por la inflamación del colon. 

Por ello se recomienda administrar malta para gatos dado que su efecto laxante facilita la expulsión de esas bolas de pelo a través de las heces. 


¿Cuándo hay que dar malta a un gato?


En función de las preferencias de tu minino, se le puede administrar la malta de formas diferentes: desde el propio envase, poniendo una pequeña cantidad en su pata para que vaya lamiéndola... Sea como sea, y dado su buen sabor, tu felino se acostumbrará a tomarla. 

La verdadera cuestión es la dosis de malta para gatos que se recomienda administrar. Cada raza de gatos presenta unas características específicas por las que hay que adaptar la cantidad de malta que ofrecerles, sin olvidar otros factores como su predisposición a acicalarse.

En cualquiera de los casos, lo aconsejable es proporcionarle una cantidad de malta equivalente al tamaño de una almendra en dos tomas por semana si el felino tiene el pelo corto y hasta cuatro si, por el contrario, posee un pelaje largo.


¿Cuántas veces al día se puede dar malta?


Durante la época de muda puede hacerse necesaria la administración diaria de malta en caso de observar que el gato tose demasiado. Una vez que este u otros síntomas remitan, la dosificación diaria de malta ya no sería necesaria.


¿Cuál es la mejor malta para gatos?


Puesto que los felinos tienden a ser exquisitos en lo que a comida se refiere, existen distintos formatos para que se pueda administrar la malta de la manera más cómoda para tu minino.

En el mercado la malta para gatos suele presentarse en un formato similar al del tubo de pasta de dientes, que a su vez está disponible en varios sabores, incluyendo también vitaminas que refuerzan las defensas del felino.

Otro formato son los cuadraditos de pienso que van rellenos de esta pasta de malta. 

De igual forma están disponibles los bocaditos de malta, golosinas que sirven para recompensar el comportamiento de los gatos o simplemente para mimarlos. Estos premios también pueden estar hechos a base de malta con sabor a salmón si a tu minino le cuesta tomar este suplemento, aunque por regla general suele ser de su agrado.

Independientemente de ofrecerle malta, el cepillado de los gatos es necesario para eliminar el pelo muerto y evitar así que el felino pueda ingerirlo cuando se lame durante su rutina de acicalamiento. 

Por ello es recomendable cepillarlo entre tres y cuatro veces a la semana como mínimo, además de ofrecerle una dieta equilibrada de alto valor proteico, probióticos que mantienen sana su flora intestinal y hierba gatera que le ayuda a purgarse.

De esta manera, con ayuda de la malta para gatos, evitarás que tu felino sufra la formación de continuas bolas de pelo, con las complicaciones que ello implica.