Bebederos

7 Resultados
Drinkwell
Precio de oferta desde 32.99€ a 29.99€

Fuentes para gatos

Aunque a los gatos no les gusta nada el agua, su cuerpo está constituido por un 60% de H2O, por lo que la necesitan para vivir. Con la llegada del verano, los gatos deben beber agua a menudo para mantenerse hidratados. Por otro lado, las altas temperaturas provocan que el agua de los bebederos para gatos se caliente fácilmente, y es necesario que tu gato disponga siempre de agua fresca y limpia.

Gracias a la tecnología y a la innovación, hoy en día existen fuentes para gatos con diferentes accesorios que ofrecen múltiples ventajas

Como la hidratación de tu gato es fundamental, Kiwoko pone a tu disposición una gran variedad de fuentes y productos relacionados para que puedas escoger el que más te conviene.

¿Qué fuente para gatos comprar?

Cuando te decides a comprar una fuente para tu gato, lo primero que debes hacer es colocar en una balanza cuán sencillo o complicado resulta cambiar el agua y rellenarla. Por otro lado, es importante que sepas cuál es la capacidad de la fuente. Por último, debes saber qué tipo de fuente le causa mayor curiosidad a tu gato para que se acerque a ella.

Las fuentes son seguras para los gatos, ya que están fabricadas con materiales que no son tóxicos, son fáciles de limpiar, y para muchos felinos el momento de hidratarse se convierte en un rato divertido y curioso.

Existen modelos de plástico que se caracterizan por su fino olor, sin embargo, no son las favoritas para muchos gatos. Las de cerámica y acero inoxidable son de mayor calidad, ofrecen un olor agradable y son más duraderas.

Por otro lado, es necesario que conozcas qué niveles y cursos de agua dispone cada fuente. Algunas fuentes se parecen más a la propia fuente y otras a una cascada, por lo que tienen distintos niveles de intensidad. Además, es importante que conozcas los filtros de reemplazo que existen para cada fuente. 

¿Cuál es la mejor fuente de agua para gatos?

No hay una sola fuente que funcione mejor. Como hemos mencionado antes, dependiendo de las necesidades de tu gato y el dinero que inviertas, obtendrás una u otra. Los tres tipos más comunes que existen están fabricados con plástico, acero inoxidable y cerámica. 

Las fuentes de plástico con un solo chorro disponen de una pequeña cuesta para que el agua no salpique. Los gatos pueden elegir beber del chorro o si lo prefieren pueden beber el agua que queda abajo del depósito. Se pueden lavar en el lavavajillas y además incorporan un filtro de carbón activo que se debe cambiar cada cuatro semanas, y también cuentan un depurador con recambio.

Las fuentes de acero inoxidable tienen desde 1 hasta 5 chorros, y los gatos pueden beber de la misma manera que lo hacen con las fuentes de plástico. Disponen de una rampa para evitar las salpicaduras y reducir el ruido. Además, tienen un filtro de espuma que reduce la suciedad, y un filtro de carbón que se renueva cada 4 semanas. También se pueden lavar en el lavavajillas, excepto la bomba. 

Las fuentes de cerámica disponen de un chorro arriba que se encuentra en la superficie y cae hacia abajo y, además, cuentan con pequeños chorros en la parte inferior de la fuente. También disponen de un filtro de carbón activo que debe renovarse cada 4 semanas. Para conectar la fuente a la luz debes comprar un adaptador, ya que lo único que lleva consigo es la clave USB. Además, son muy prácticos porque se pueden lavar en el lavavajillas.

¿Cómo funciona una fuente para gatos?

¿Alguna vez has visto a tu gato acercarse a un grifo de la casa para beber agua? Seguro que sí y esto se debe a que a los animales les llama la atención el movimiento del agua, de modo que, si tienes una de las mejores fuentes de agua en tu casa, tu gato estará mucho más hidratado.

Si el agua está en movimiento, es más beneficiosa para la salud, ya que el agua estancada crea bacterias que son las responsables de propagar diferentes enfermedades. Una fuente evita que tu fiel compañero se pueda contagiar de algún virus.

Por ello, la mayoría de las veces, las fuentes se pueden instalar fácilmente y basta con conectar la fuente a una corriente eléctrica. Además, disponen de tres elementos: la bomba, el filtro, y los difusores.

Todas las fuentes llevan bomba, ya que este aparato se encarga de mover el agua constantemente y facilita la oxigenación. El filtro debe ser de carbón activo porque se encarga de filtrar las impurezas del agua. Por último, los difusores, permiten que cada chorro de la fuente caiga de una forma u otra.

¡Hazle un regalo a tu felino y consigue que beba agua más a menudo con una fuente para gatos!