Collares antiladridos

12 Resultados

Collares antiladridos para perros

El ladrido es una de las formas que tiene el perro para comunicarse con otros perros o con las personas. Un método con el que el animal pretende llamar la atención, pero que, al mismo tiempo, supone un mensaje que, en la mayoría de las ocasiones, tiene que ver con su estado emocional de ese momento.

El ladrido es, por tanto, un acto natural de cualquier perro. Por lo que previamente has de conocer el origen de por qué ladra tu mascota e intentar resolverlo mediante adiestramiento en positivo y con la ayuda de un profesional. 

Sin embargo, si ya lo has probado y no te ha funcionado, hay perros que suelen ladrar de una forma más excesiva que otros. Si necesitas buscar un método para tratar esta situación, los collares antiladridos pueden ser una opción. 

¿Qué son los collares antiladridos?

Los collares antiladridos para perros son un tipo de collar que se emplean en aquellas ocasiones en las que se trata de adiestrar a un perro para que no ladre en exceso. El collar lleva incorporado una pequeña caja electrónica con un sensor de vibración. Cada vez que el perro ladra, la caja produce unos estímulos disuasorios para que el animal deje de ladrar.
Los estímulos pueden ser diferentes en función del modelo de collar antiladrido. Algunos solo emiten vibraciones en el cuello del animal. Otros producen señales acústicas, muchas de ellas solo perceptibles para el oído animal, y que no son un refuerzo positivo para tu mascota. Pero también están aquellos collares antiladridos eléctricos que emiten pequeños impulsos eléctricos para que el perro deje de ladrar. Estos últimos, sobre todo, deben utilizarse siempre bajo supervisión y recomendación de un profesional y solo en casos concretos.

¿Cómo funcionan?

Los collares antiladridos para perros funcionan de manera muy sencilla. El collar se coloca alrededor del cuello del animal como el resto de collares convencionales. Dependiendo del modelo, el collar se acciona con un mando a distancia o una vez que se haya colocado en el cuello del perro.

Hay modelos que permiten regular la intensidad del estímulo disuasorio. Esto suele darse sobre todo en el collar antiladridos eléctrico. La idea es que el perro asocie las vibraciones, el sonido molesto o los impulsos eléctricos con el ladrido para que no vuelva a ladrar en exceso. 

¿Cuándo se recomienda usar uno de estos dispositivos y cuándo no?

  • Perros que ladran de forma excesiva: La ventaja que tienen los collares antiladridos es que, gracias a su uso, es muy probable que el perro ya no ladre de forma constante y excesiva. Hay perros que ladran mucho y resulta difícil enseñarles a no ladrar.
    Antes de elegir esta herramienta, recuerda seguir unos pasos previos de educación y entrenamiento en positivo para tratar de solucionar este problema; si aún así no consigues nada, el collar antiladridos puede ser una buena opción.
     
  • Perros que han perdido su audición: Otra opción para la que se suele recomendar el uso del collar antiladridos es en aquellos casos en los que se trata de educar al animal que ha perdido su audición. Las vibraciones del collar ayudan a que el perro pueda estar más atento para enseñarle ciertas conductas.

No obstante, siempre hay que tener en cuenta que el collar antiladridos no repercuta en la salud o la integridad del animal. Los collares antiladridos eléctricos, por ejemplo, emiten impulsos que pueden resultar desagradables para tu mascota, especialmente si es de tamaño pequeño, es asustadiza o muy sensible. También hay animales que se estresan con facilidad en los que el collar antiladridos puede generarles un mayor estrés y no ayudar en el aprendizaje. Por eso, te recomendamos que consultes siempre antes con un profesional y que empieces con los collares de sonido y vibración primero.

Los collares antiladridos para perros son, en definitiva, una herramienta que puede resultar eficaz para acabar con los ladridos excesivos, siempre acompañados de la ayuda de un educador que te enseñe cuál es la forma correcta de utilizarlos y si es el método adecuado para tu peludo.