Altos

3 Resultados

Descubre todas las ventajas de los comederos altos para perros. Mucho más que un diseño: una forma diferente de alimentar a tu peludo que tiene múltiples beneficios para él, ¡y también para ti!

¡Echa un vistazo a nuestro catálogo y elige tu favorito!

Comederos altos para perros: los mejores para tu mascota

Como ya sabrás, existen un montón de opciones a la hora de comprar un comedero para tu mascota. En el mercado encontrarás toda clase de cuencos para cubrir todos los gustos y necesidades, tanto del humano como del animal.

Comederos metálicos, de plástico, de cerámica; comederos antivoracidad, automáticos, tolvas… Sin embargo, hay un nuevo tipo de comedero que está ganando muchos puntos en el mundo de las mascotas, y ese es el comedero elevado para perros. Este comedero no solo tiene una apariencia diferente por su diseño en alto, sino que también se caracteriza por su parte funcional, contando con un montón de beneficios para el animal.

¿Por qué comprar un comedero alto para perros?

Este tipo de comederos son una fantástica opción para nuestra mascota, y es que son muchas las ventajas que tienen frente a los clásicos comederos de suelo.

A continuación, te contamos cuáles son los principales beneficios de utilizar los comederos elevados para la alimentación de nuestros perros:

  • Mayor comodidad: Los perros comen de una forma mucho más cómoda cuando sus comederos se encuentran a cierta altura del suelo, ya que no se sienten obligados a agachar la cabeza hasta abajo para coger el alimento.
  • Mejor postura: Al tener el comedero más alto, su postura para comer no solo será más cómoda, sino también más natural. Esto, además de influir positivamente en la deglución del alimento, reduce los dolores de huesos. La postura resulta mucho más saludable para las cervicales, que sufrirán menos. Esto lo convierte, sin duda, en la mejor opción para perros con problemas de movilidad.
  • Ayuda a tragar y facilita la digestión: La posición del cuerpo del animal con los comederos altos para perros también facilita que el alimento llegue al estómago y no se produzcan regurgitaciones, favoreciendo de esta forma el proceso digestivo.

Todo esto, como verás, se traduce en una mejora de la salud y el bienestar de tu peludo. Pero sus beneficios no acaban aquí, hay muchas otras características que lo convierten en la mejor opción para muchos dueños y perros.

Otras ventajas de los comederos elevados para perros

  • Higiene: La zona de alimentación se mantendrá mucho más limpia ya que la altura ayuda a que el agua y la comida entren mejor por la garganta y no se les caiga al agachar y levantar la cabeza. Además, al estar los comederos separados del suelo, estarán menos expuestos a la suciedad.
  • Protección frente a insectos: Olvídate de las hormigas. Les resultará mucho más difícil llegar al comedero de tu mascota.
  • Protección frente a la humedad: Los comederos pegados al suelo pueden favorecer la proliferación de bacterias y hongos; con los comederos altos para perros no sucederá.
  • Previene los problemas de espalda: La posición natural del cuerpo evitará dolores musculares y de columna a largo plazo.
  • Comodidad doble: Tu perro más cómodo, y tú también, porque no tendrás que agacharte tanto para cambiar el agua y la comida y no tendrás que limpiar tan a menudo la zona.
  • Evita que los perros muevan y vuelquen los comederos: Al estar en alto, no podrán moverlos y deslizarlos por el suelo. Muy útil para cachorros y perros que tienen la costumbre de arrastrarlos o darles con las patas. También evita que metan las patas en el agua.

Cómo elegir el comedero alto para perros ideal

Sin embargo, no sirve con elegir un comedero elevado cualquiera. Debemos tener muy en cuenta su altura, que estará directamente relacionada y dependerá del tamaño de nuestro perro.

Por lo general, un comedero alto para perros grandes es ideal, ya que por su tamaño son los que más tienen que agacharse para comer. Pero los perros pequeños y medianos también disfrutan de este tipo de comederos y se benefician de sus ventajas.

La altura ideal es aquella en la que el perro no necesite agacharse para comer. La mejor referencia que puedes tener es el codo: mide la altura del suelo al codo de tu perro y elige un comedero que coincida con esa medida en su parte baja.

También tienes la opción de comprar un comedero regulable en altura, así podrás ajustarlo como necesites y te servirá tanto cuando tu perro es cachorro como para cuando crezca.

Aparte de la altura, debes tener en cuenta el tamaño de los cuencos y los materiales de los que están fabricados. Te recomendamos elegir los de acero inoxidable por su higiene, resistencia y duración. La estructura o base puede ser desde plástico, hasta metal o madera, ¡tienes donde elegir!